Análisis técnico, fundamental y bursátil: diferencias

Analisis de Bolsa

El momento de la inversión es el que determina el sentimiento general que tengamos ante la Bolsa. Los momentos de crisis hacen que miremos hacia otro lado, que nos refugiemos en depósitos o productos seguros. Sin embargo, cuando todo son fuegos artificiales, cuando parece que el dinero se encuentra en cualquier rincón, todos o casi todos tienden a pensar que con la Bolsa siempre se gana.

No es así, ni mucho menos. Hay que saber elegir el momento de entrar. Se puede ganar incluso cuando la Bolsa baja y la crisis hace mella en la economía del mismo modo que puede perderse mucho dinero cuando parece que todo el mundo gana y la Bolsa sube como si tuviera un cohete. Como os decía cuando os hablaba sobre si era mejor invertir o especular: ¡que se lo digan a los que compraron acciones de BBVA o Santander hace cinco años cuando la Bolsa iba viento en popa! imagínense las pérdidas que tendrán si han mantenido. O el ejemplo, contrario, los que compraron estos mismos bancos a principio de este verano, en plena crisis, y vieron como en apenas dos meses se revalorizaban bastante.

Es para eso, para saber elegir el momento de entrada y salida de la Bolsa para lo que se usan los diferentes tipos de análisis, técnico, fundamental y bursátil. La diferencia entre unos y otros están en los plazos, en el tiempo que queramos mantener nuestras acciones en cartera.

ANÁLISIS FUNDAMENTAL

Es un tipo de análisis especialmente indicado para los largo placistas. A largo plazo son los valores más seguros, los que mejores cuentas contables y mejores previsiones de futuro ofrecen, los que, en teoría, mayor probabilidad tienen de darnos una ganancia cierta. Sus cotizaciones no están sujetas a tantos vaivenes como puedan tener valores más pequeños y de resultados inseguros.

El análisis fundamente conlleva estudiar de forma detallada los balances de la empresa en la que se desea invertir, sus previsiones de ventas, sus planes de futuro y los análisis que hagan también las sociedades de Bolsa entre otros documentos contables y financieros. Ésto nos permitirá conocer internamente la gestión que está haciendo la empresa. Externamente a ella, en el análisis fundamental se estudian también todas las variables macroeconómicas que puedan afectar de un modo u otro a su cotización. Por ejemplo, las empresas de transporte están muy afectadas por la cotización del petróleo por lo que para hacer un correcto estudio fundamental de cualquiera de ellas habremos, además, de estudiar las previsiones futuras de los precios del petróleo.

– ANÁLISIS TÉCNICO

Es un sistema de investigación que estudia la previsible evolución que tendrá la cotización de un valor a corto plazo en función de movimientos anteriores. Indicadores, osciladores y gráficos son los elementos que nos ayudarán a identificar figuras que se repitan con el paso del tiempo. Volumenes de contrataciones, tendencias, soportes, resistencias… son todos ellos conceptos que deberán estudiarse en este tipo de análisis. Una derivación del mismo es el análisis gráfico o chartismo, derivado del estudio de la gráfica de cotización de un valor.

Está especialmente indicado para la inversión a corto plazo y la especulación, porque su estudio nos llevará a tomar decisiones más rápidas tanto de entrada como de salida.

– ANÁLISIS BURSÁTIL

Es una mezcla de los dos análisis anteriores que relaciona la cotización del valor en Bolsa con los resultados de esa empresa. El más conocido es, sin duda, el PER (price earning ratio) que mide precisamente la relación entra la cotización diaria y el beneficio por acción de la empresa cotizada.

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top