Cobros, transferencias, tarjetas y otras formas de divisa

Tarjetas de credito

Ya hemos hablado de la posibilidad de representar las divisas mediante cheques bancarios, pero existen otras formas de representación que también conviene destacar y que presentan unos mecanismos similares.

En primer lugar, los cheques de viaje, documentos que representan un valor facial determinado de divisa, que pueden ser adquiridos en las entidades bancarias para ser cobrados en cualesquiera otras y que gozan de más seguridad, dado que el comprador firma los documentos al adquirirlos, para volver a firmarlos en el momento de su cobro, lo que sirve a modo de comprobación.

Asimismo, los Eurocheques son documentos similares a los anteriores, pero con la peculiaridad de que la garantía en este instrumento viene aportada por la expedición de una tarjeta a nombre del comprador. Normalmente, tanto en este caso como en el anterior, los importes faciales de los documentos suelen ser fijos.

En tercer lugar aparecen las tarjetas de crédito. El gran desarrollo que ha experimentado este tipo de medios de pago en el pasado más reciente no podía dejar de afectar a su relación con el mercado de divisas. En realidad, al ser aceptadas como medio de pago en cualquier país, lo que llevamos en la cartera es un importe determinado de cualquier divisa, claro está, equivalente al gasto máximo permitido para la tarjeta en nuestro país de origen.

Este aspecto ha sido posible gracias a la mejora de comunicaciones, que permite en un breve espacio de tiempo consultar desde cualquier parte del mundo la disponibilidad del titular en cada momento. Posteriormente, el cargo será efectuado en la divisa propia, por la equivalencia que corresponda al gasto efectuado, y al ser entonces cuando se acude al mercado de divisas no por ello habremos dejado de llevar a cabo una transacción en el mismo.

Por último, las transferencias, cargos y abonos bancarios son sin duda las formas de representación de divisas que alcanzan mayor volumen de movimientos. Como en el caso anterior, las operaciones se tratan como anotaciones contables que se cruzan entre entidades, con la indicación de los ordenantes de los pagos y beneficiarios de los cobros, pero que no implican movimientos físicos de divisa, y ni siquiera en muchos casos de un documento, como sí ocurría con el cheque.

Tags: ,





Top