Fecha de caducidad vs. Consumo preferente

Caducidad

Hace tiempo que el Gobierno planea aumentar en una semana la fecha de caducidad de los productos y por eso conviene tener claro cuáles son las diferencias entre ésta y la fecha de consumo preferente.

Es habitual entre los consumidores fijarnos en la fecha que viene en el envase sin leer la frase previa a ésta. Lo hacemos así con la idea fija de que a partir de esa fecha sería arriesgado tomarse el alimento y por tanto, es mejor tirarlo a la basura. El resultado es que en España se tiran casi 7,7 millones de toneladas de comida al año estando aún en buen estado solo por la mala interpretación del envasado.

Fecha de caducidad y de consumo preferente no deben confundirse. Mientras la primera indica cuál es la fecha límite para comernos el producto y a partir de la cual es mejor tirarlo desde el punto de vista sanitario, la segunda, la fecha de consumo preferente, nos muestra el tiempo hasta el que el producto mantiene intactas sus propiedades sin que haya riesgo para la salud. Pasada esta fecha de consumo preferente su calidad puede que disminuya pero sin que conlleve problemas sanitarios.

La fecha de caducidad es la que se usa en los productos muy perecederos como los pasteurizados (yogures o leche), carnes y envasados al vacío, la de consumo preferente es la utilizada en alimentos que tienen poca agua (como legumbres o cereales), los deshidratados (como las sopas), o los huevos. En la primera aparece claramente especificado por normativa legal «Fecha de caducidad…«, mientras que en la segunda el texto legal será «Consumir preferentemente antes de…»

El desconocimiento de esta diferencia o la mala interpretación de la misma es la que ha llevado a esas tasas tan altas de desecho alimentario. Si los hogares españoles desechan aquellos más de 7 millones de toneladas, la Unión Europea sube en su totalidad hasta los 89 millones de toneladas de alimentos en buen estado desperdiciados, al año.

Para evitar estas cifras el Ministerio de Industria se está planteando el aumentar en una semana la caducidad por encima de los 28 días actuales, aunque finalmente será la Agencia de Seguridad Alimentaria la que tenga la última palabra sobre si esa semana deberá ampliarse sobre la fecha de caducidad o sobre la de consumo preferente.

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top