Consecuencias del rescate de Chipre

Chipre

El sábado todo un país, Chipre, quedó conmocionado cuando se supo las condiciones impuestas por la UE para acudir en su rescate financiero. Lejos de las anteriores propuestas que los ministros de Finanzas de la zona euro impusieron para otros países comunitarios también rescatados, en esta ocasión se descolgaron con la petición de que los propios ahorradores contribuyeran en el pago del rescate de 10.000 millones de euros concedidos a esta isla mediterránea.

¿Cuál fue esa imposición europea?

Los ministros europeos pretenden que se grave a los ahorradores con un impuesto progresivo que se base en la cantidad de ahorros de que dispongan. De este modo, el impuesto que se propone será de un 9,9% para ahorros que pasen de 100.000 euros y de un 6.7% para ahorros inferiores a esa cantidad.

Por su parte, el Gobierno chipriota negocia con la UE unos impuestos menores equivalentes al 12,5% para ahorros superiores a 100.000 euros, y de un 3% para los menores, de forma que buena parte del rescate recaiga sobre los hombros de los patrimonios más ricos, mientras que los ahorradores más pequeños se vean menos perjudicados.

No obstante, esta medida que podría generar casi 6.000 millones de euros, ha de ser aprobada hoy por el Parlamento chipriota donde, recordemos, ningún partido tiene mayoría absoluta por lo que se prevé una tensa comisión.

¿Cuáles son las consecuencias?

La consecuencia más directa no se hizo esperar, y el mismo sábado, cuando se supo la noticia, los chipriotas se lanzaron a la calle para rescatar sus ahorros, lo que produjo un colapso en los cajeros de todos los bancos del país. Ante el pánico desatado se optó por cerrar cualquier forma de rescate de dinero, incluyendo, además de los cajeros, las transferencias electrónicas e incluso la disposición de liquidez en las mismas ventanillas físicas de los bancos. Situación ésta equivalente a un «corralito«, en el que la gente se ve imposibilitada, al menos, temporalmente, a disponer de sus ahorros.

Y si bien ésta fueron las consecuencias en el más inmediato corto plazo, hoy son los mercados internacionales los que se ven afectados por semejante decisión. Aunque la situación de buena parte del continente no es la misma de Chipre, muy cercana a la bancarrota, la desconfianza hará mella en el sistema financiero internacional.

Hoy son las bolsas europeas las primeras afectadas con fuertes caídas que han llevado, por ejemplo, al Ibex, indicador español, a caer al poco de la apertura de la sesión de hoy lunes, por encima de un 2,3% y a la prima de riesgo a dispararse hasta los 367,10 puntos frente a los 346 puntos a los que había cerrado el pasado viernes. Es decir, una subida de casi el 7%.

Sin entrar a analizar a largo plazo el efecto de esta medida en Chipre, o sobre la justicia o injusticia de esta medida que afectará a los bolsillos de todos los ciudadanos de aquel país, una cosa es bien cierta: el soberano precedente que establece pero, sobre todo, la desestabilización que va a producir a nivel mundial esta propuesta en todo el sistema financiero internacional: las desconfianzas nunca son, y nunca serán, buenas para el crecimiento, y aún menos en climas de fuerte tensión social.

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top