Consecuencias de los resultados de las elecciones italianas

Elecciones italianas

El peor de los escenarios posibles se presentó tras cerrarse los colegios electorales en Italia. Parecía que solo la victoria incontestable del candidato de centro izquierda, Bersani, podría empujar a los mercados financieros al alza y relajar la tensión sobre las primas de riesgos. La Bolsa, espejo anticipado de cada noticia económica que salta al mercado, abrió ayer con fuertes alzas con la esperanza de que los resultados le favorecieran y le otorgaran la mayoría necesaria tanto en el Congreso como en el Senado.

Con el transcurso de la mañana, los sondeos comenzaron a apuntar que Berlusconi estaba teniendo más votos de los previstos y que podría alzarse con la victoria en la cámara del Senado. En apenas media hora las Bolsas se giraron y pasaron de ir ganando más de un 2% a colocarse en rojo, aunque un último halo de esperanza en los resultados electorales hizo que finalmente cerrara con una subida del 0,8%.

Falsas esperanzas, porque esta noche pasada se supieron al fin los resultados: un caos político con una igualdad absoluta que le ha dado a Bersani la vitoria en el Congreso, a Berlusconi en el Senado, y al candidato antisistema, Gallo, el tercer puesto en las elecciones. El resultado es que gobernar se puede volver prácticamente un imposible en aquel país e incluso ha habido quien ha adelantado la necesidad de que se repitan las elecciones más adelante.

Recordemos que en Italia cualquier Ley o medida debe ser aprobada tanto por el Congreso como por el Senado. Ahí está el quid de la cuestión. En eso y en la total y absoluta indisponibilidad de la política actual, sea italiana o española, a que dos partidos políticos de signo contrario se sienten en la mesa a dialogar y unirse en las medidas necesarias para levantar un país. Se auguran luchas fratricidas y continuas trabas en el gobierno del país transalpino.

El caos político y las incertidumbres son las peores enemigas de las Bolsas mundiales y, como era de esperar, tanto éstas, en especial la española e italiana, como las primas de riesgo lo han sufrido nada más abrir.

El Ibex cae en su apertura en torno a un 3%, mientras el MIB40 italiano lo hace en un 4%. Por su parte, la primera de riesgo española ha subido más de 30 puntos básicos, hasta los 390, mientras la deuda española también comienza mal con la rentabilidad del bono a diez años alcanzando el 5,4%.

 

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top