Consecuencias públicas del rescate bancario

moneda

A la espera de conocer todavía los detalles más concretos del rescate de la banca española por parte del Fondo de Rescate compuesto por la UE, el FMI y la zona euro, cabe observar cual ha sido la reacción inmediata  en la deuda pública española. Lejos de suponer un abaratamiento de la elevada prima de riesgo el programa de rescate bancario ha hecho subir la misma a los mismos niveles que antes de que este se aprobase.

¿Por qué sucede ésto? Los motivos son varios:

En primer lugar debemos tener en cuenta que el rescate acordado supone que el Fondo de Rescate presta el dinero al FROB el cual es estatal, y este será quien lo preste a los bancos. Por tanto ese dinero es deuda pública y la cantidad global de la misma aumenta un 10% respecto al PIB español. Parece que esto ha sido por el interés del Gobierno español de no perder el control del sistema financiero en manos del BCE o la banca europea. Algo que podía pasar y quizás al final acabe por suceder.

En segundo lugar, cabe tener en cuenta que, por lo que se está advirtiendo, el rescate se basa en el principio de no dejar caer a los bancos, pero no ha abordado el problema de deuda pública que, además se ha hecho más grave por lo ya explicado. Por ese motivo no era lógico que la prima de riesgo bajase.

Como tercer elemento hay que tener en cuenta que la nueva deuda es dinero europeo prestado al FROB, conociendo ya el caso de Grecia sabemos que dicha deuda es prioritaria respecto a la emitida por el país. Es decir: si España tuviera problemas para pagar su deuda el Fondo de Rescate sería el primero en cobrar con lo cual la deuda soberana española se ha hecho más insegura. Si sumamos el hecho de que hemos aumentado la deuda pública y de que esta es más insegura la conclusión es obvia: Para España va a ser mucho más difícil financiarse en los mercados razón por la cual, o se va a un programa de quitas de deuda o el propio estado español acabará pidiendo un rescate. Tampoco ayuda en nada que las declaraciones de todas las instituciones se vean desmentidas continuamente por las decisiones finales, como en los casos de Grecia, Portugal e Irlanda.

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top