La nacionalización de YPF

ypf

La noticia de la nacionalización de YPF parece ser la noticia económica de la semana superando incluso a las referentes a la escalada en la prima de riesgo española que podría llevar a un rescate de España.

Que la solución al conflicto entre YPF y Argentina sería de este tipo lo habíamos ya anticipado al margen de cualquier análisis basándonos simplemente en datos históricos: Cuando se trata de extracción de recursos naturales en el momento en que los yacimientos decaen se produce la nacionalización por cuanto ni las empresas tienen suficientes incentivos para invertir ni los estados tienen interés en exportar recursos que cada vez escasean más.

El impacto en la cotización de Repsol ha sido importante, entre el 10% y el 6% de caída dependiendo del momento.

En todo caso las caídas no se corresponden con el volumen de YPF respecto a Repsol ni con el de sus beneficios. Esto tiene una causa muy fácil de explicar: Los mercados conocen la situación de los yacimientos argentinos y saben que, en el medio plazo, el impacto de la nacionalización es limitado puesto que están en declive.

No obstante, el caso de Repsol con relación a los recursos naturales abre una nueva incógnita respecto a las principales empresas del IBEX-35, si éstas tienen una exposición exterior muy alta especialmente en Iberoamérica

¿Qué puede pasar ante una vuelta al proteccionismo económico? Si bien, la exposición exterior, debido a la mala situación de España, se ha venido considerando una ventaja para las empresas cotizadas en los últimos años ahora hay que prever dudas respecto a la continuidad de determinadas empresas en Iberoamérica ante la posibilidad de más nacionalizaciones. Respecto a este punto entiendo que lo esencial es distinguir las empresas que explotan o gestionan recursos estratégicos en dichos países de las que no lo hacen. Son las primeras las que pueden afrontar riesgos.

De otro lado, es muy importante no dejarse llevar por declaraciones y noticias de prensa, el caso de YPF, por ejemplo, según vamos sabiendo poco después de los primeros titulares, se ha llevado a cabo con pleno conocimiento, por ejemplo, del gobierno de EE.UU. y seguramente con el acuerdo de China, principal inversor hoy en día en Sudamérica.

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top