El BCE modifica sus criterios para prestar a la banca

BCE

La modificación de criterios que el Banco Central Europeo ha establecido para prestar dinero a las entidades financieras anunciada por Mario Draghi consiste en una flexibilización de los criterios establecidos para aceptar activos en contrapartida a dichos préstamos (los llamados colaterales).

Cuando el Banco Central Europeo presta dinero a las entidades bancarias no lo hace gratuitamente sino a un tipo de interés (el 1% actualmente) y a cambio de que los bancos dejen en garantía los activos financieros aceptados por el BCE como válidos. Y el BCE decide que acepta y que no. Esta noticia es mucho más importante de lo que pueda verse a simple vista.

El hecho de que se haya anunciado que, a partir de ahora se flexibiliza el criterio para aceptar activos supone que el BCE acumulará un mayor riesgo para poder proporcionar liquidez al sistema bancario, lo que ha anunciado Draghi es que aceptará como colateral activos de menor calidad. De esta manera, será más fácil para la banca financiarse, pero a cambio la posición del BCE queda algo debilitada.

El dinero, no obstante no lo presta el BCE en sí sino el eurosistema integrado del Banco Central Europeo, concretamente son siete bancos centrales (Irlanda, España, Italia, Francia, Chipre, Austria y Portugal) los que podrán prestar a cambio de activos de menor calidad.

Ésto supone que la crisis de liquidez bancaria persiste y que, además, a los bancos no le quedan ya activos demasiado seguros. ¿Por qué decimos que la situación del BCE queda más expuesta?

Evidentemente porque caso de no poder hacer frente a la devolución de los préstamos recibidos por algún banco (lo que implicaría la quiebra de dicho banco o la suspensión de pagos) el BCE se adjudica el colateral y, por supuesto, no es lo mismo adjudicarse un activo de valor seguro que uno dudoso (como un paquete de hipotecas devaluadas, por ejemplo). Aun así esto no pone en riesgo al BCE, puesto que aunque el BCE no puede monetizar deuda no deja de ser un banco central por lo cual no puede quebrar sino que se devaluaría el euro.

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top