Excesos de los mercados bursátiles


Rudi Dornbusch
no llegó a ganar el Premio Nobel de Economía probablemente porque su fallecimiento por cáncer el 25 de julio de 2002, cuando contaba 60 años de edad, lo impidió. Pero méritos no le faltaban.

Dornbusch, probablemente el economista más innovador de su generación, es uno de los nombres imprescindibles del pensamiento económico de la segunda mitad del siglo XX.

Profesor del Massachussets Institute of Technology, el popular MIT, y columnista habitual del semanario Business Week, su libro de texto Macroeconomía, escrito conjuntamente con Stanley Fischer, ha sido el referente de millones de alumnos de Derecho y Económicas de las universidades de todo el mundo.

En el ámbito académico destacó por sus importantes investigaciones sobre el funcionamiento de la economía internacional y una de ellas, la teoría de la sobrerreacción de los mercados de divisas, le proporcionó un lugar propio en la particular historia de la Teoría Económica.

La teoría de la sobrereacción data de 1976. La conclusión a la que llegó su autor es sencilla: cuando se produce una situación que modifica el precio de una divisa, es decir, su tipo de cambio, el mercado tiene a reaccionar en exceso hasta que consigue llegar a situar el tipo de cambio de la moneda en el nivel que le corresponde por los fundamentales económicos y la situación política del país afectado.

Sirve como ejemplo la España de 1995, cuando se produjo la cuarta devaluación de la peseta frente al marco alemán, motivada por la deteriorada situación económica de la UE en general y de España en particular, y por el eleavado grado de falta de credibilidad en la política económica española.

La primera reacción del mercado fue provocar nuevas caídas hasta alcanzar un tipo de cambio cercano a las 90 pesetas por marco. Pero como todo aquello era excesivo, en pocas semanas la evolución del tipo de cambio de la moneda española dio la vuelta y se situó por encima del nivel de referencia establecido por el Banco de España en la última devaluación.

Foto Vía: Poplinre

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top