Relevancia de los datos de PIB e IPC

Aunque lo más importante para los mercados, en cuanto a la situación económica se refiere, es la evolución del PIB y del IPC, estos indicadores presentan algunos problemas para que los inversores profesionales puedan anticipar su evolución y, en consecuencia, la del ciclo económico, la inflación y los tipos de interés.

Los datos del PIB se publican cada tres meses, lo que no resulta práctico para los mercados porque necesitan información mucho más inmediata. Las cifras del IPC, en cambio, aparecen todos los meses pero no aportan mucho en cuanto a la tendencia futura de los precios, excepto la inflación subyacente, es decir, el IPC sin los precios de los alimentos frescos y la energía, que son muy volátiles.

Si la inflación subyacente sube, avisa de presiones inflacionistas en los próximos meses que serán mucho más intensas si su tasa de incremento se sitúa por encima de la del IPC. Pero, por lo demás, los datos del PIB y el IPC no son muy útiles para los inversores profesionales, a no ser que suban o bajen más de lo previsto, en cuyo caso la Bolsa puede reaccionar a ellos.

No obstante, como toda regla tiene su excepción, en ese principio también existe. Todos los años, a finales de julio, el Gobierno da a conocer su previsión de crecimiento de la economía y sus componentes –consumo de los hogares y del sector público, inversión en bienes de equipo, infraestructuras y vivienda; exportaciones e importaciones-, su objetivo de déficit presupuestario y su estimación de eso, el deflactor del PIB, que no es otra cosa que la evolución del conjunto de los precios de la economía, no sólo de los precios de bienes y servicios que adquieren las empresas para el desarrollo de su actividad.

A partir de esos datos, el Ejecutivo elabora los presupuestos para el año siguiente, tanto las previsiones de ingresos por impuestos, tasas y otros conceptos como los programas de gasto público, que presenta en septiembre en el Congreso para su tramitación parlamentaria.

Pues bien, la previsión de crecimiento económico es importante para los inversores profesionales, porque les avanza el comportamiento de la actividad productiva en el siguiente ejercicio y de ahí pueden deducir cómo evolucionarán los resultados empresariales y, en consecuencia, el precio de las acciones.

Foto Vía: Gabofr

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top