Efectos de las elecciones en la economía

elecciones

Por supuesto que el principal efecto que las elecciones tienen sobre la economía a largo y medio plazo viene dado por el hecho de que en ellas se dirimen (al menos en teoría) políticas económicas diversas que no van a tener los mismos resultados aun cuando las diferencias sean solo de matiz. No obstante hay un efecto muy inmediato que suele presidir los primeros días posteriores a una convocatoria electoral. En los últimos días hemos tenido diversos ejemplos en los que no es necesario detenerse puntualmente.

Como norma general, cuando se produce un cambio en quienes gobiernan en una institución, las primeras reacciones económicas suelen ser negativas. Esto no sucede por un supuesto conservadurismo de los mercados a los que suele aludirse sino por una causa mucho más prosaica de la que se suele hablar menos. Es norma común que los gobiernos entrantes averigüen circunstancias económicas que los anteriores tienen más o menos tapadas o camufladas por resultar negativas. Habrán oído hablar de la situación financiera de algún ayuntamiento o comunidad autónoma durante estos días en este sentido: Expresiones como «la Grecia de España»

Estos hechos sirven también para desmontar uno de los tópicos también asociados de vez en cuando a los mercados y es esa idea de que cuando sucede algo la bolsa ya lo tiene descontado. Nunca la bolsa ni nadie puede dar por descontado o al menos por exactamente descontado aquello que no se conoce con precisión. Es por ello que conviene recordar la necesidad de mantener una buena información para invertir en bolsa. También es conveniente olvidarse de matices del estilo de «dato malo pero mejor de lo esperado» o «bueno pero peor de lo esperado» un dato bueno o malo es eso: bueno o malo.

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top