¿Qué es un banco malo?

dinero volando

Entre otras medidas propuestas a raíz del estallido de la crisis financiera mundial en 2008 se ha escuchado en varios países la posibilidad de crear un «banco malo» al que se desviarían los activos llamados tóxicos (o sea activos con mucho menos valor del teórico). Esta idea parte de la base de que creando un banco que se especialice en la compra de activos de baja calidad se lograría una mejor circulación del dinero al tener los bancos normales una situación mucho más cercana a la normalidad.

No es una idea nueva sino algo que ha existido en diversos momentos para hacer frente a crisis bancarias. Por ejemplo, los sistemas bancarios de Suecia, Noruega y Finlandia requirieron de la creación de un banco de este tipo en la década de los noventa. También hay una experiencia muy parecida en los EE.UU. en los años ochenta con la creación de la «Resolution Trust Company» para hacerse cargo de las «saving and loans» un tipo de activo que podríamos calificar como tóxico.

Valga decir que en el caso de los escandinavos también hubo que nacionalizar practicamente toda la banca para hacer frente a su saneamiento. El coste osciló entre el tres coma cinco y el diez por ciento del P.I.B. dependiendo del país. Un precio alto y, no obstante, menor que el de los presentes rescates.

Sin embargo esta solución tiene costes muy importantes. En primer lugar los bancos se verían obligados a sacar a la venta sus activos al precio del mercado, por ejemplo las viviendas devaluadas que tienen en sus balances, lo cual les obligaría, de golpe a reconocer y asumir unas pérdidas enormes.

Al margen de eso el trabajo técnico para identificar que activos se pueden considerar tóxicos y cuales realmente han padecido una merma circunstancial de su valor no es fácil. Fruto de las pérdidas y del volumen total de los activos tóxicos existentes hoy en día (que no tiene nada que ver con los casos enunciados arriba) habría entidades que, incluso, serían inviables y deberían cerrar o ser rescatadas con el consiguiente coste para los ciudadanos. Otra posibilidad sería nacionalizarlas.

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top