Inversiones contra la deflación

deflacion

Del mismo modo que existen analistas que consideran que con las inyecciones monetarias llevadas a cabo por las autoridades económicas en los últimos años se va a producir un escenario de inflación creciente vinculado además al alza de las materias primas existen otros que opinan que, como consecuencia del fracaso de dichas políticas para salir de la crisis y el subsiguiente cambio de políticas económicas decidido en la eurozona, EE.UU. y Gran Bretaña, vamos a ir a un escenario de deflación.

Del mismo modo que existe inversiones recomendadas para escenarios de inflación existen otras que están especialmente indicadas para la situación contraria. En primer lugar y, como criterio general, se impone el aplazamiento de toda compra no necesaria ya que la liquidez es un valor creciente en este escenario. Especialmente se debe evitar la inversión en inmuebles. Unos de los activos que tienden a subir de forma habitual en estos escenarios son los metales preciosos, esto permite invertir en ellos de forma directa pero también en valores cotizados asociados como puedan ser empresas de minería.

Lógicamente una buena inversión es simplemente atesorar el dinero, tampoco es una mala opción comprar deuda soberana ya que el interés que ofrece incluso siendo bajo supondrá una ganancia importante. Se puede acudir a otros instrumentos de inversión más arriesgados como son fondos que garanticen una rentabilidad mínima.

Del mismo modo que se debe evitar la compra de activos en un principio, cuando observamos que el ciclo deflacionario toca a su fin, es conveniente adoptar la política contraria a fin de beneficiarnos del rebote posterior, lo que sucede es que resulta muy complicado anticipar el momento exacto en que ello pueda suceder. En todo caso, en tiempo deflacionario, resulta una mala decisión la de endeudarse. De hecho si se tienen deudas es conveniente cancelarlas tanto como sea posible ya que en estos ciclos pagar intereses resulta muy mal negocio porque, como regla general, nuestros ingresos irán a la baja. Otras inversiones más arriesgadas son acudir a los mercados de nuevas tecnologías, nuevas fuentes energéticas, países emergentes, etc.

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top