Fuga de capitales

maletin de dinero

Debido a las recientes crisis de los países periféricos ejemplificada en la crisis de Grecia pero extrapolable a varios países más, especialmente Irlanda y Portugal, que ha llegado a poner en duda la credibilidad del euro como divisa estable para todos los países que ahora mismo la obstentan se están produciendo en algunos países fugas de capital. ¿Por qué sucede esto?

Aun a pesar de que los países con dificultades para financiarse en los mercados y con rumores y noticias (incluso muy fiables) constantes que apuntan a suspensiones de pagos o a quitas de deuda soberana tienen todos la misma moneda (el euro) y por tanto, comparten el riesgo de una posible devaluación de la misma existen otros riesgos que hacen que alguna gente decida sacar sus ahorros del país, incluso vulnerando la legislación y arriesgándose al pertinente castigo.

En este caso el principal riesgo al que se expone un inversor está en el hecho de que la credibilidad de las entidades bancarias en las que guarda su dinero baje. Ya hemos señalado el fuerte impacto que tiene el ascenso en la morosidad de los créditos y la consiguiente restricción del crédito bancario.

Ahora bien, llegados a un punto de máxima iliquidez es posible que algunas entidades de crédito lleguen ellas mismas a suspender pagos. Esta decisión, no digamos ya una quiebra tiene consecuencias importantes para cualquiera que guarde dinero en un banco. Es cierto que existe un fondo de garantía estatal (diferente en cuantía para cada país) que evita que perdamos el dinero. No obstante dichos fondos están limitados a una cantidad máxima. Así pues quien, en sus depósitos bancarios, supera esta puede tener razones para temer perder dinero.

En el caso de que una entidad de crédito se viera obligada a acudir a una de estas soluciones si una persona tuviera más dinero en ella del que cubre el fondo de garantía nacional esta persona sería un acreedor contra el banco en cuestión en el subsiguiente proceso judicial y cobraría del mismo modo y en las mismas condiciones que cualquier otro. Con lo que eso supone de plazos alargados, pérdida de intereses o incluso quitas. A título de ejemplo la agencia Fitch ha rebajado la calificación de cinco bancos griegos muy recientemente, esto ha provocado un aumento de las retiradas de dinero de los mismos. En paralelo, en los últimos 18 meses unos 38.000 millones de euros han desaparecido de las cuentas bancarias en Grecia y han sido desviados (como no) en su mayoría a Suiza. Dicho sea de paso, estas decisiones individuales no hacen sino complicar aun más la situación financiera de estos bancos.

Tags:





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top