El oro, ¿valor seguro?

Ya antes del estallido de la que se ha llamado «Crisis Subprime» se iniciaron las alzas en la cotización del oro, lo que recientemente se ha llegado a conocer como el «Rally del oro». Si entre las muchas posibilidades para invertir nuestro dinero alguien se ha decidido hace unos tres años por comprar oro habrá ganado mucho dinero. Si esto se compara con otras inversiones como la bolsa, el mercado inmobiliario o un simple depósito puede parecer un negocio redondo.

Ahora bien, de ahí a considerar que el oro sea un valor seguro en sí mismo va mucho. En primer lugar porque el oro no es una ‘comoditie’ más. Efectivamente el oro ha sido, históricamente un medio de pago, y hasta el final del acuerdo de Breton Woods en el que se dio por acabado el patrón oro, al menos el dólar estaba referenciado a un (como mínimo) hipotético cambio en oro.

Sin embargo hace más de 35 años que eso dejó de ser así pues sería inviable dar por hecho que existan reservas metálicas atesoradas para responder por todos los billetes (o anotaciones digitales) que circulan por el mundo.

De este modo, incluso si uno mismo compra hoy valores en oro, lo que compra es un papel, con lo que el esquema vuelve a ser el mismo que el del papel moneda: en realidad no se está comprando un lingote de oro sino que se adquiere un derecho sobre un oro que no se tiene físicamente.

Claro, está la posibilidad de comprar un lingote de oro… Y últimamente se ha puesto de moda. Esto no garantiza nada, salvo que se tenga una solvencia a prueba de bomba: atesorar reservas de oro es muy peligroso. Además del problema de seguridad se debe tener en cuenta que es un bien muy ilíquido, no es fácil acudir al mercado y pretender vender oro físico al teórico precio del mercado (hablamos de cantidades importantes).

A todo ésto nadie está contemplando la posibilidad de que sucedan cosas como que un estado decida expropiar el oro físico a precio fijo y en moneda nacional o, incluso prohibir su atesoramiento en manos de particulares. Estas cosas se han hecho en el pasado. Lo repetimos, el oro no es una ‘comoditie’ más, es un medio de pago.

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top