La desigualdad económica y la pobreza

depresion-social

Los factores económicos afectan notablemente al estado emocional de una persona; el simple hecho de ser despedido ya causa un efecto negativo, siendo por ello aconsejable dar la noticia al empleado, un día lunes antes que un día viernes, a fin de no amargarle el fin de semana que es el momento que más tiempo pasa con su familia.

Recientemente un informe del Banco Interamericano de Desarrollo BID, emitió un informe donde se destaca cómo la desigualdad económica afecta a la población de un país, incluso en mayor grado que la pobreza.

Este análisis muestra como los factores económicos afectan a la calidad de vida de las personas, deduciendo que los transtornos mentales insumen entre el tres y el cuatro por ciento del Producto Bruto Interno Mundial

Según el informe realizado, el país con menor gente deprimida por los efectos económicos es Mauritania. Esta país africano tiene un bajo índice de PBI per cápita, que apenas supera los 920 dólares al año (viven con 1.84 euros por día) y con un nivel de depresión social del 2.7 por ciento.

La segunda economía con la población menos afectada por los efectos económicos es Dinamarca, con tan solo un 3 por ciento. Claro que el PBI per cápita del país europeo es muy superior, siendo de unos 41644 euros al año aproximadamente, lo que es a razón diaria de 114.09 euros.

Casos extremos estos, pero que dejan entrever como la desigualdad deprime más a las personas. En ambos países los ingresos de la sociedad son bastantes equitativos, es decir la distribución de la riqueza es bastante proporcional.

En cambio, España se encuentra en la vigésimo séptima posición; una posición «aceptable» si se compara con Estados Unidos que ocupa el lugar número 53, o Reino Unido que está vigésimo cuarto.

Suena obvio establecer que aquellas personas con altos ingresos se encontrarán menos depresivas, ya que al contar con recursos financieros, se pueden manejar mejor los problemas económicos. En cambio una persona que ha quedado desocupada, presentará una clara tendencia a encontrarse deprimida.

También afecta a la sensibilidad de las personas, las injusticias económicas y sociales que se viven en cada país. El pago de impuestos, cuando el vecino los evade, es un claro ejemplo de ello. Luego de un tiempo las personas tenderán a irritarse por esta cuestión.

Este estudio, que se realizó por primera vez en el 2007 antes de la crisis financieradeja en evidencia una vez más que el PBI es tan solo una medida económica simple, y que el nivel de la redistribución de la riqueza, es un índice más representativo de la realidad económica de un país.

Foto Vía: Artoftebtin

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top