Pymes Familiares: la hora de la sucesión

pyme-familiar

Las empresas familiares son una de las unidades de negocio más complejas de llevar adelante, debido a los factores sentimentales que entran a jugar en la empresa, por sobre los factores racionales. Algunas de estas situaciones las analizamos en empresas familiares – factores negativos.

Las pymes familiares tienen amplios aspectos positivos, aunque deben limar las asperezas de los factores negativos. Por ejemplo, un factor muy frecuente y relacionado con el poder y dirección de la pyme, es la sucesión en el mando.

El gerente general de la pyme familiar debe saber reconocer el tiempo de dar un paso al costado y dejar que alguien más tome las decisiones a partir de ese momento, algo que no es sencillo y que genera roces. Por ello es importante planificar quien será el sucesor de la conducción de la pyme.

Este proceso de sucesión toma unos cinco o siete años e implica ubicar a los miembros de la familia en áreas o lugares estratégicos de la empresa, para que vayan adquiriendo un mayor conocimiento de la misma. Hay que ser sumamente cuidadoso en este paso a fin de evitar problemas en los lazos sentimentales. Como premisa a seguir se debe buscar la máxima profesionalización de la empresa.

Para lograr la profesionalización de la pyme familiar, podemos llevar adelante algunas ideas tales como:

  • Realizar manuales operativos de cada área.
  • Definir un organigrama con jerarquía o niveles y responsabilidades de cada quien en la empresa.
  • Establecer de antemano los porcentajes legales que le corresponden a cada miembro y sus roles en la empresa. Esto se conoce como estatuto social.

Ahora continuando con el proceso de sucesión y para que el mismo sea exitoso es recomendable tener en cuenta las siguientes claves:

  • Identificar posibles candidatos internos y externos a la empresa.
  • Establecer por escrito el perfil necesario, estableciendo la experiencia necesaria y las competencia o habilidades requeridas para tal función.
  • Llevar adelante pruebas o simulacros de gestión con los posibles candidatos para tener una idea más formal.
  • Evitar las emociones y sentimientos a la hora del proceso, se debe escoger de la forma más racional posible.
  • Por último, y una vez elegido el sucesor, se lo debe apoyar brindándole toda la confianza para que el resto de la empresa lo valore como tal.

En una empresa familiar no es sencillo llevar adelante todas estas tareas, sin embargo, realizarlas puede ayudar a lograr el crecimiento de la empresa como organización proyectada al futuro.

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top