Mercado Inmobiliario: sube el valor de las hipotecas

hipoteca

Algunas entidades financieras españolas han superado con éxito las pruebas de estrés según lo divulgado por las entidades oficiales, sin embargo todas se ven obligadas a buscar fondos y sanear sus patrimonios cuanto antes.

La presión que ejercen en sus balances el hecho de tener cientos y cientos de propiedades embargadas o provenientes de concursos, hacen que las mismas, concedan créditos hipotecarios de hasta por encima del 80 por ciento del valor de la propiedad (loan to value).

Si bien esto puede favorecer a más de una persona, no deja de ser un juego peligroso, que en definitiva llevó a la crisis financiera mundial con las hipotecas sub prime.

La cantidad de viviendas disponibles en el mercado inmobiliario español, oscila entre setescientos mil y un millón de propiedades que están sin venderse o alquilarse, lo que implica un alto dinero estancado para las entidades financieras e inmobiliarias del país.

Con el objetivo puesto en reducir la cantidad de propiedades en su haber, los bancos conceden hipotecas que superan el 80 por ciento de financiación del valor de la casa. Este tipo de créditos supera el 12 por ciento de los últimos créditos hipotecarios adquiridos, superando así el porcentaje más alto de los últimos dos años (marzo 2008: 10 por ciento).

El riesgo que se corre es el de brindar créditos a personas insolventes o que luego no puedan hacer frente a la obligación contraída con el banco o entidad concediente. Que es lo que activó la crisis del 2007 en Estados Unidos.

Aunque es cierto que aún no se llega a los niveles del 2006, donde el porcentaje de créditos de riesgo llegaba al 18 por ciento. Además otra cuestión es que harán los bancos con los créditos concedidos, seguramente no los destinarán a productos derivados o activos tóxicos, o al menos lo harían en menor proporción.

Las empresas propias del mercado inmobiliario, por su parte, denuncian una suerte de competencia desleal practicada por las entidades financieras, ya que estas últimas conceden créditos con beneficios especiales para quienes adquieran propiedades que se encuentran en su poder; mientras que penalizan a los clientes que buscan viviendas que no se encuentran en el patrimonio de tal entidad.

Estas prácticas tan usuales como estratégicas, hacen que el mercado inmobiliario sea inconsistente o existan precios desvirtuados en el mercado. Por lo pronto si estamos en busca de una casa o vivienda, es recomendable recorrer la gran cantidad de ofertas, además de leer las tan desagradables «letras chicas» de los contratos.

Tags: , ,





Top