La deuda pública de España y la economía

deuda

La actualidad económica de España tiene como centro del origen la crisis financiera del 2007 sin lugar a dudas, pero como factores explicativos de la misma, podremos mencionar a varios factores, y cada economista podrá dar mayor relevancia a uno u otro factor.

El crecimiento de la deuda pública durante los últimos años, es una de las claves para entender el estado económico de España. Con mayor o menor grado de certeza, podríamos establecer que la constante crecida del endeudamiento español ha provocado que la economía hoy se encuentre en una posición poco deseable.

En 1980 la deuda soberana era igual al Producto Bruto Interno (PIB), cifra que a la fecha se ha exorbitado notoriamente.

De 1980 al año 2000, exactamente unos 20 años transcurridos, el nivel de la deuda pública duplicó al producto bruto interno, es decir se tardó en alcanzar este incremento 2 décadas. Pero desde el año 2000 a la actualidad, año 2010, la deuda superó en practicamente un 200 por ciento al producto.

En la mitad de tiempo, España se ha endeudado el doble, que en un principio, lo cual no es nada saludable y ahora se sienten los efectos de tal situación. Para esto caben dos explicaciones generales que pueden ayudarnos a entender el panorama:

  1. La creciente alza del mercado inmobiliario: tanto las entidades como los ciudadanos tomaron créditos para destinarlos al mercado inmobiliario, que luego de la crisis de las hipotecas subprime, se sentiría en España con la crisis del ladrillo.
  2. Crisis financiera: la mayoría de las naciones de todo el Mundo debieron destinar grandes sumas de dinero al gasto público para relativizar los efectos de la crisis, además de las cuantiosas aportaciones económicas que se hicieron a las entidades financieras. El superavit fiscal existente en el 2007, pasó a ser un importante déficit de dos cifras en menos de tres años.

Estas dos situaciones, estrechamente relacionadas, explican como la deuda actual sea tan superior al producto interno, pasando de tener una deuda en el orden del 36 por ciento en el 2007, a tener una deuda en el orden del 65 por ciento, al 2010.

Con una economía en una lenta recuperación, pareciera ser que se tardará poco más de tres años para retomar los niveles de superavit fiscal que existían hasta hace poco. Antes que ésto hay otras cuestiones como el desempleo que ocupan más al Gobierno y con toda razón.

Tags: ,





Top