¿Qué debemos hacer, ahorrar o gastar?

inflacion-españa-2010

La semana pasada iniciamos un artículo sobre si una persona debería ahorrar o invertir el sobrante de dinero que posee. Consideramos a esto como un dilema, al que habitualmente una persona se enfrenta, aunque bajo las actuales condiciones económicas, se hace más evidente.

En el día de ayer, el informativo Cinco Días, publica un artículo sobre un estudio realizado por Observatorio Consumer Trends de la entidad financiera BBVA, donde se establece que siete de cada diez españoles prefiere ahorrar antes que gastar.

Nosotros veremos los beneficios y los costos de oportunidad de tomar tal decisión, para que luego cada uno de nosotros veamos que es lo más aconsejable o prodente de realizar.

Si bien el ahorro es una de las prácticas más saludables para una economía familiar (y para cualquier otra institución, sea empresa, estado, etcétera), y que a menudo recomendamos, no siempre es una buena alternativa, o dicho de otro forma, la mejor opción que podemos elegir.

Supongamos el caso de que los precios de los artículos, en general, se encuentran por debajo de su precio normal, situación normal en un contexto deflacionario como existía hasta hace muy poco en España. En estos casos comprar artículos que generalmente no compraríamos por su elevado valor, es una idea tentadora. Por otra parte las tasas de interés pagadas por las entidades financieras no suelen ser muy elevadas, con lo cual nuestra rentabilidad es un tanto reducida, favorenciendo la idea del gasto.

Ahora bien, España ha comenzado a salir de esa senda deflacionista, situándose son un mínimo de inflación, pero inflación al fin, donde el supuesto anterior comienza a esfumarse. Entonces debemos replantearnos la situación:

  • ¿los precios de los artículos siguen por debajo de su valor real? ¿vale la pena comprarlos?
  • ¿es conveniente invertir en un producto financiero que nos ofrezca una rentabilidad superior a la inflación, o mejor ahorrar ese dinero en casa? (dilema de ahorrar o invertir).

Por otra parte la situación económica no parece mejorar y se debe tener en cuenta los gastos generales y básicos de la familia en el corto plazo, y  como enfrentarlos ante una disminución en los ingresos.

En base a esto último suena muy sugerente la idea de ahorrar antes que gastar nuestro capital disponible.

Si bien se espera que la inflación comience a subir, es muy probable que no sea tan significante durante lo que queda del 2010 y (posiblemente) el 2011.

Se puede leer el artículo de Cinco Días, donde hay datos estadísticos interesantes sobre quienes ahorran más.

Tags: , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top