La liquidez teórica

liquidez financiera de una empresa

En toda empresa un buen análisis del estado económico – financiero es necesario frecuentemente. Con este análisis se podrán tomar mejor decisiones y ajustar nuestros planes, ya que sirve como una herramienta de control de gestión.

Lamentablemente el interés por los diagnósticos económicos y financieros están suspeditados a determinadas empresas. Muchas pymes no ven necesarios estos análisis aludiendo que:

  • Los costos de la obtención de la información, y
  • que no se justifica tal información ya que la empresa es pequeña

De esta forma los propios encargados no se preocupan por obtener información financiera de la empresa, con lo cual la Gestión de tal organización carece de un análisis financiero que le permita conocer su actualidad y anticiparse al futuro.

Para la obtención de información básica, bastará con llevar una mínima contabilidad en la empresa. Si bien el análisis puede no ser tan exhaustivo, como el realizado por un profesional, se puede esquematizar un diagnóstico básico.

¿Qué datos puede obtener?

Esto varía de acuerdo al grado de profundidad de su contabilidad pero como mínimo el empresario debería tener datos certeros sobre el total de activos corrientes y pasivos corrientes: disponibilidades (caja y banco), bienes de cambio (mercaderías para la venta), créditos y deudas a cancelar.

Una aclaración, los activos corrientes son aquellos activos que se espera convertir en dinero dentro de los doce meses siguientes a la preparación del estado contable. Los pasivos corrientes, son aquellas obligaciones que se deberán cancelar en los siguientes doce meses.

Estimando que podemos conocer todos los datos básicos mencionados, podemos saber sobre la liquidez de la empresa:

  • Liquidez Corriente: mide la habilidad del empresario para atender el pago de las obligaciones corrientes, basándose en su activo corriente. Es un cálculo sencillo y rápido de obtener. Se divide Activo Corriente sobre Pasivo Corriente. Activo / Pasivo
  • Liquidez Rápida: basa su cálculo en el pago de las obligaciones, bajo un contexto de 0 ventas. Es decir, si la empresa podrá pagar sus deudas sin vender  un solo artículo. Esto ya es más complicado para la empresa de soportar. Haría frente a las obligaciones con solamente los créditos a cobrar, las disponibilidades existentes y aquellas inversiones transitorias de bajo riesgo. Para calcularlo se resta Activo corriente, menos bienes de cambio y el resultado se divide por el pasivo. (Activo Corriente – Bienes de cambio) / Pasivo corriente.
  • Liquidez Acida: aquí se analiza la capacidad de la empresa para pagar sus deudas solamente con las disponibilidades existentes. Esto ya es mucho más difícil que ocurra, porque o requiere disponer de mucho dinero en caja o en la cuenta bancaria, o se tiene poca deuda. Disponibilidades / Pasivo corriente.

Estos son algunos datos a obtener, luego veremos otros.

Tags: , , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top