Dónde invertir en el 2010

Donde invertir en la bolsa

El 2010 ya inició de forma positiva, con un IBEX superando los 12.000 puntos, siguiendo el ritmo de las demás bolsas importantes del mundo como Wall Street por ejemplo.

Pero aún perdura un poco de ese «miedo» o precaución a la hora de invertir, luego de la crisis financiera que estallara en 2007. Esa precaución que ha servido para que el año pasado se convirtiera en un año de transición, evitando cualquier sobresalto de los mercados.

El 2010 puede ser una año de recuperación de los mercados de la normalidad, y pese a lo deficiente de la actualidad económica de España, las expectativas para este 2010 parecen ser más que atractivas.

La pregunta es ¿dónde invertimos? ¿activos con rentabilidades fijas o variable? ¿a qué empresas debemos apuntar?

 

Pues bien tarea ardua y difícil la de escoger con criterios certeros las empresas en que basar nuestro capital a fin de obtener un saldo positivo a fin de año; pero veamos:

  • Las empresas del sector de energías renovables han empezado bien el año y en un anterior post recomendábamos la inversión en ellas.
  • Las empresas líderes de España siguen a la cabeza. Empresas como Telefónica, Banco Santander y el Banco Francés son bien vistas por varios analistas como muy atractivas entre otras razones por su rentabilidad del 7 por ciento.
  • Entre las empresas más pequeñas del IBEX, se destaca Grifols, que ya durante el último tramo del 2009 supo atraer a varios inversores. En este 2010 puede ser una alternativa muy interesante aunque presenta ciertas cuestiones a tener en cuenta según los analistas.
  • El mercado inmobiliario aún no parece recuperado, ya que las viviendas seguirían estando sobrevaloradas por más de un 50 por ciento. El sector de la construcción presenta «tímidos» resultados positivos.

Ahora ¿qué tipo de activos financieros debemos tener en cuenta a la hora de armar nuestra cartera de inversión?

Como de costumbre se deberá tener en cuenta nuestro perfil inversor, la información que obtengamos de nuestros agentes financieros y nuestra expectativa del mercado. Además se debería armar una cartera flexible, por si ocurren determinados cambios para ajustar a nuestras necesidades.

Según nuestra edad y nuestra planificación financiera sobre nuestros ingresos y gastos, nuestra cartera de inversión podría ser, a corto plazo:

  • Cartera Agresiva: 60% en acciones de empresas líderes, 20% en acciones de empresas del rubro energías y 20% en renta fija.
  • Cartera Moderada: 40% en acciones de empresas líderes, 20% en energías renovables, el resto en depósitos o bonos. Quizás algun porcentaje en Fondos Comunes de Inversión con rentabilidades positivas a corto plazo.
  • Cartera Pasiva: aquí claro el porcentaje de inversión en activos variables se reduce y gana mayor terreno aquellos con renta fija.

En un horizonte de inversión más alejado que el corto plazo, no deberíamos olvidarnos de la interesante alternativa que nos ofrece la nanotecnología.

Tags: , , , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top