Mitos sobre los Gerentes

gerentes

Como en cualquier campo laboral, existen diversas ideas, teorías o mitos sobre quienes se desempeñan en ese campo laboral. La conducción de una empresa no está libre de ello.

Los gerentes generales (conocidos también como managers, directivos o insiders) poseen en su haber unos diez mitos comunes, especialmente para aquéllos que tienen una relación de dependencia con la  organización.

Esta información fué analizada por Longenecker y Gioia en la revista Alta Gerencia de 1992. Longenecker y Gioia indican que los gerentes suelen tropezarse con una serie de situaciones que conforman estos diez mitos comentados.

  1. Los gerentes actúan por iniciativa propia y con autonomía o no son gerentes. Los gerentes ejemplares son autónomos y aprecian ello, pero también aprecian y requieren del aporte de ideas y orientación por parte de sus superiores.
  2. El gerente que se gana el sueldo, sabe realmente en que consiste su trabajo. Pese a que el gerente conozca bien su trabajo una descripción inequívoca sobre sus funciones y responsabilidades es más que necesario. De otra forma la eficacia de su gestión puede verse gravemente afectada.
  3. Los buenos gerentes saben como se están desempeñando. Cualquier gerente necesita el comentario de la Alta Gerencia, sobre su gestión en general. De hecho todos necesitamos esa «palmadita en la espalda» o el «empujoncito» necesario para continuar nuestro camino.
  4. Los buenos gerentes salen a buscar la información que necesitan. Los gerentes deben ser activos buscadores de información, aunque a menudo se encuentran con dificultades para acceder a la misma.
  5. Las metas son guías para la eficacia de la acción gerencial. Las metas son una herramienta de cualquier gestión, pero deben ser cuidadosamente elegidas. Si no recordar lo que le ocurrió a AIG, por establecer metas extraordinarias, acabaron hundidos en el pantano.
  6. La competencia entre los gerentes es buena para el espíritu y el negocio. Entre empresas la competencia entre gerentes tiende a ser productiva. Pero la competencia interna entre gerentes no siempre. Es más tiende a ser desastroza para la empresa, ya que siempre hay alguien que pierde y la empresa en definitiva también pierde.
  7. Los encuentros y la documentación son parte del trabajo. Las reuniones y los documentos son necesarios para el trabajo, pero no deberían restar tiempo para otras funciones más esenciales.
  8. No se puede cambiar el estilo de conducción gerencial, de forma que no tiene sentido discutirlo. Cada gerente tiene su libro y conducción especial. Si bien aceptan opiniones y críticas a sus sistemas, en general no van a cambiar profundamente su estilo, aunque si ciertas modificaciones realizarán.
  9. Los programas formales de entrenamiento son lo mejor para la formación de gerentes. En gran medida esto es correcto, los postgrados o masters son ideales para la constante formación del profesional. Pero la educación informal de quienes poseen experiencia es una ayuda sin cuantificación.
  10. La evaluación formal del desempeño controla y guía al gerente. Para que esto sea efectivo, el control debe ser de calidad y constante. Caso contrario las suspicacias afectan la objetividad de la gestión.

Foto Vía Morgue File

Tags: , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top