Ahorrar pensando en la jubilación

Invertiendo para nuestra jubilación

Si de algo ha servido la crisis financiera ha sido para mostrarnos cuan frágil puede ser nuestra situación económica – financiera si no tomamos medidas a tiempo o pensamos en el largo plazo. La crisis financiera ha castigado tanto a quienes han «jugado» mal como a quienes no tuvimos nada que ver con ella.

Esa es una terrible realidad, pero que nos ayuda a analizar nuestras alternativas actuales y futuras. Desde la planificación de nuestros gastos, hasta el análisis de las pensiones más favorables, no sin antes pasar por temas como cobrar un plan de pensiones.

Pese a que no nos guste pensar en nuestra jubilación, sea por cuestiones físicas o emocionales, es una obligación nuestra analizar como va a ser según nuestra situación financiera actual y nuestras expectativas del corto y mediano plazo.

En otras oportunidades decíamos de como analizar nuestro futuro lo antes posible, nos ayudaría a organizar mejor nuestra «ruta de viaje». Esto es sencillo: cuanto antes empezamos a ahorrar, mejor vida pasiva tendremos.

Los inversores jóvenes no suelen tomar noción de esto e invierten todo su capital disponible en activos financieros volátiles o con rentabilidad variable, como las acciones. Por el contrario aquellos inversores más avenidos en edad, invierten su dinero (casi en su totalidad) en activos de rentabilidad fija, como los bonos.

Ambas posturas tienen su lógico razonamiento, sin embargo una decisión más balanceada entre ambas sería más prudente y beneficioso.

Si bien cada inversor debe analizar en particular su situación, una guía orientativa podría ser:

  • Si se tiene menos de 35 años > Acciones 70% – Bonos 30%
  • Si se tiene entre 35 y 45 años > Acciones 60% – Bonos 40%
  • Si se tiene entre 45 y 55 años > Acciones 45% – Bonos 55%
  • Si se tiene más de 55 años     > Acciones 30% – Bonos 70%

Es solo una idea orientativa y se debe analizar al mercado, el perfil de cada uno, las expectativas propias y obviamente los ingresos personales.

Uno debe ser objetivo, cuando uno planifica sus finanzas debe considerar no solo los gastos mensuales, el capital disponible para invertir, el porcentaje que se va a ahorrar para emergencias y el dinero para gastos extras, como vacaciones. Debe pensar cuanto va a destinar para su jubilación.

Pese a que se tenga una pensión cualquiera, se debe uno tomar precauciones, ya que al llegar a cierta edad el cuerpo requiere de más atención, como ser medicamentos, calzado especial, etcétera.

Una buena idea es invertir ese dinero destinado a la jubilación en activos de renta fija muy poco volátiles o en depósitos a plazo fijo. La estrategia es buscar seguridad en nuestra inversión y una rentabilidad que al menos nos cubra de la inflación.

Foto Vía: Flickr – Simplifica

Tags: , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top