Empresas Familiares, factores negativos

empresas familiares

En el mundo de los negocios abundan las famosas empresas familiares. Que no son otra cosa que aquellos entes con fines de lucro que pertenece al patrimonio de una familia. Este negocio usualmente es fundado por alguno de los jefes de familia (padre o madre) y al que luego se van insertando los hijos, los tíos, etcétera.

Sin embargo este tipo de empresas presentan factores positivos y negativos y sin lugar a dudas para cualquier gerente que deba administrar este tipo de “sociedades” es un gran dolor de cabeza.

Hoy veremos los factores negativos y que medidas se pueden tomar para afrontar estas debilidades, y poder evolucionar en el tiempo.

Una de las cuestiones que normalmente no se tiene en cuenta es que no se diferencia el papel de “dueño” con el de “gerente“. Esto tiende a llevar al conflicto constante, si no se hace la distinción y en lo posible se contrata a una persona capacitada para realizar tal trabajo.

Si todos somos dueños del negocio, todos podemos administrar del mismo, esta es una de las fráses que comunmente se escuchan dentro de las empresas familiares. Todos tomamos decisiones diferentes según nuestra preparación, nuestras vivencias y nuestra capacidad mental y emotiva, entre otras cosas. De esta forma es normal que los integrantes discutan por tal o cual razón.

En estos casos es recomendable designar a una persona como el ejecutivo de la empresa, que cobre un sueldo por tal tarea y que rinda cuentas sobre su gestión ante el Consejo Familiar.

Cada cosa en su lugar

La caja suele ser otro punto débil en estas organizaciones. Necesito pagar tal cuenta personal o necesito 1000 euros para mi viaje, son egresos de dinero ajenos a la empresa y que por tal no debería pagar la empresa. Para afrontar sus gastos los dueños deberían tener un adelanto de sus ganancias futuras.

De no mantener un orden financiero, la empresa corre un grave peligro económico – financiero. El patrimonio de la empresa no debería confundirse con el patrimonio de los integrantes de la familia.

Estas dos decisiones son necesarias si es que la empresa familiar quiere evolucionar con el correr de los años, de otra forma se estancará y morirá en el intento. Se debe pensar que los competidores que no son empresas familiares no corren con estas desventajas empresariales.

En España se calcula que el 70 por ciento del PBI es producido por las empresas familiares, dato no menor y que expresa un cierto éxito de las mismas.

Foto Vía Morgue File

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top