El oro como alternativa de inversión

Desde siempre el oro ha sido una fuente de inversión, y de refugio cuando el mercado vivía tiempos de turbulencia. Su historia y su valor son tan profundos como la historia del hombre.

Este metal, que es el más codiaciado por todos, es una de las alternativas preferidas por los inversores, pero veremos que si bien invertir en oro es una propuesta interesante oculta una trampa para aquel inversor novato, que no planifica bien su cartera.

Algo de historia: la historia de este metal nace unos 3.000 años A.C. cuando los egipcios comenzaron a fabricar joyas con este metal. Pero recién en el año 560 A.C. se empezó a utilizárselo como moneda.

Los comerciantes de la época buscaban una divisa estándar. En poco tiempo las monedas de oro fueron aceptadas como medio de pago en varias partes del mundo antiguo. Con el correr del tiempo los países emitían sus propias monedas basadas en el oro, modalidad que había nacido en Gran Bretaña. A su vez existían diversos valores, que se basaban en la cantidad de oro que contenían cada valor.

En 1792, Estados Unidos impuso un sistema bimetálico, es decir el valor de las monedas debían estar representados por oro o por plata.

Pero en el siglo XX, con la creación de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) esto cambiaría rotundamente, hasta dejar el sistema conocido como «patrón oro». Esto ocurre en 1971, y es cuando los dólares americanos dejan de estar respaldados por el oro.

El oro y la inflación: En 1971 una onza de oro equivalía a unos 35 dólares. En ese entonces hubiéramos podido comprarnos un traje, ya sea con la onza de oro o con los billetes. Hoy con esa misma onza de oro nos podríamos comprar el traje, sin embargo no con los 35 dólares. Esto se explica por que el oro es una de los pocos instrumentos financieros que mantienen el valor de la riqueza a lo largo del tiempo.

He aquí una de las razones más importantes por las que los inversionistas buscan refugio en el oro.

Hoy la cotización de la onza de oro está en

U$D 933.20

¡Es decir que su valor se incrementó más de 26 veces! Si en aquél entonces hubieramos comprado una onza de oro a 35 dólares, hoy tendríamos (si la vendemos a la onza) 933 dólares, una ganancia casi de 900 dólares.

Pero la inversión en este metal precioso esconde una trampa. No es una inversión a corto plazo, siquiera a mediano plazo; ya que la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta es muy amplio. Si se realizan operaciones de compra – venta muy cercanas, casi seguro se perderá dinero.

Cabe destacar que se puede invertir en oro a través de ETF’s como iShares COMEX Gold Trust, del cual ya hablaremos.

Tags: , , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top