Bonos Convertibles, la otra renta fija

En varias oportunidades hemos hablado de que los activos financieros de la renta fija, cuentan entre sus «defectos» o limitaciones el beneficio a percibir por parte del inversor. Y que frente a ellos, la renta variable es una mejor alternativa para aquel inversor que busca sacar alguna diferencia importante, obteniendo retornos muy superiores a los de la renta fija.

Pues bien hoy vamos a hablar de los bonos convertibles, un producto financiero híbrido, que si bien pertenece a la familia de la renta fija, se pueden obtener apreciaciones superiores, de acuerdo a como marche la empresa.

Veamos como funciona, pero para ello debemos despejar algunas palabras:

  1. Por un lado tenemos el ratio de conversión (convertion ratio): que es la cantidad de papeles que va a recibir el inversor si ejerce el derecho que tiene de convertir el bono en acciones.
  2. Además está el valor de conversión (convertion value): que es el valor de los papeles en los que se puede convertir el bono. Este valor surge de multiplicar el precio de mercado de las acciones por el ratio de conversión.
  3. Por otra parte se enceuntra el valor liso del bono (straight value): que es el precio del título en el supuesto de que no fuese convertible.


Así el valor del bono convertible deberá ser como mínimo, el mayor entre el valor de conversión y el valor liso.

Normalmente en este tipo de bonos, el cupón es superior al de el dividendo de una acción ordinaria, pero inferior al de un bono que no cuenta con el beneficio de conversión.

Además existe una característica especial, que suele estar en varios de los bonos convertibles en acciones, que es el «rescate» del bono, es decir, que pueden ser callables o putables. Con esto se obtiene un doble derecho, el de convertir el bono en acciones y el de entregarlo al ente emisor al precio acordado antes de su vencimiento.

El hecho de que el bono posea un «precio piso» hace que los riesgos disminuyan, factor positivo frente a las acciones por ejemplo. Aunque ese «piso» podría variar de acuerdo a si varia el riesgo, pero sigue siendo un punto de tranquilidad para el inversor.

Suponiendo que el precio de las acciones de una empresa permanece estable y se mantienen los demás factores estables, el retorno del bono va a ser mayor que el del dividendo de la acción.

El beneficio de este instrumento financiero es que a diferencia de los activos tradicionales de renta fija, los convertibles pueden generar apreciación de capital y no solamente renta.

Tags: , , , , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top