Outplacement, técnicas para encontrar empleo

Outplacement

Antes del estallido de la crisis pocos eran los que habían oído hablar de la hipotecas subprime, pero luego se han puesto en boca de todos. El revés económico nos hace estar más atentos a los análisis de los expertos y a los conceptos que utilizan para explicar ciertos fenómenos. Hoy vamos a tratar del outplacement.

Con esta palabra se definen los servicios que una empresa consultora especializada ofrece a profesionales en paro que tienen que encontrar un nuevo empleo y les ayuda a hacerlo en el menor tiempo posible a la vez que satisface sus expectativas, según la definición de la Asociación Española de Consultoras de Outplacement.

Con la situación del mercado laboral actual vamos a familiarizarnos con este concepto, pero su uso proviene ya de los años 60 del siglo pasado y tiene un origen en Estados Unidos cuando la situación económica empezaba a mostrar síntomas de la futura crisis del petróleo de los años setenta.

Como en Estados Unidos las coberturas sociales de desempleo son escasas en comparación con Europa, empezaron a surgir empresas que ofrecían recolocaciones adecuadas en empresas con grandes recortes de plantilla. En estos casos, los empleados llevaban mucho tiempo en una gran empresa y, a parte de que sus perfiles se hubiesen quedado obsoletos, tenían el gran problema que no sabían como enfrentarse a las tareas que requiere una nueva búsqueda de empleo. Así que, proliferaron nuevas consultoras que se dedicaron a establecer planes de formación y guía para entrenar a los trabajadores a buscar empleo. Estas técnicas llegaron a los países europeos, aunque aquí fueron ayuntamientos o gobiernos regionales las que fomentaron su proliferación ante la gran reconversión industrial de los años 80.

Pero más interesante que este apunte histórico, es conocer en que consisten estas técnicas que básicamente consisten en diversas fases.

La primera es una preparación psicológica destinada a elevar la autoestima después del choque emocional que supone perder un trabajo. Después ya viene un proceso más elaborado de análisis del perfil y las experiencia del trabajador, aunque también se contemplan sus aptitudes y habilidades como un factor a destacar para poder acceder a nuevos sectores. En esta fase se aplican técnicas de marketing como el DAFO o la matriz BCG.

La siguiente fase consiste en definir unos objetivos, que pueden ir desde buscar nuevas empresas a decidirse por un proyecto de auto-ocupación. Finalmente, en la cuarta fase se implementa la formación y es aquí donde las consultoras de outplacement van a hacer más esfuerzo en entrenar a sus clientes, es decir los trabajadores que buscan empleo. Se trata sobretodo de cubrir los vacíos de formación y habilidades de la persona. Pero además, las grandes consultoras de outplacement, también se encargan de mediar y de elaborar bolsas de trabajo para ayudar al máximo a cumplir los objetivos.

Tags: ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top