Las claves de la renta variable

A la hora de invertir hay dos grandes líneas diferenciadas entre lo que se llama renta fija y lo que se llama renta variable. En la renta fija se incluyen productos como depósitos, letras del tesoro o bonos, mientras que en la renta variable los productos son principalmente acciones de empresas y fondos de inversión que se componen en su totalidad o en una parte de una combinación de acciones de diferentes compañías. Es este artículo os explicamos en qué consisten estos instrumentos financieros de renta variable y qué se debe tener en cuenta a la hora de decidirse a invertir en ellos.

El producto por antonomasia de la renta variable es la acción de una empresa que cotiza en Bolsa. Comprar acciones implica que compramos una parte de la propiedad de la empresa y a cambio tenemos derecho a su parte proporcional de los beneficios que obtenga mediante un dividendo.

Los dividendos son una forma de rentabilidad que se puden repartir una o varias veces al año dependiendo de la política de la empresa. Pero, el valor de las acciones que cotizan en Bolsa puede subir o bajar diariamente y esta es otra forma de obtener rentabilidad.

La evolución de la cotización de las acciones de las empresas depende de muchos factores, como son la buena o la mala marcha de la empresa, la situación económica general y/o las acciones especulativas de los grandes operadores (los brokers y grandes gestores de fondos de inversión).

El riesgo de inversión en acciones es elevado, aunque se puede controlar en función de los objetivos del inversor: puede invertir a corto plazo si cree que una acción va a subir muy fuerte en un momento, o puede invertir a largo plazo, si cree que una empresa puede ser solvente y subir en el futuro, de manera que obtenga rentabilidad por los dividendos y por la revalorización de las acciones. Por lo general, a largo plazo se obtienen ganancias, mientras que a corto plazo hay más riesgo de pérdidas.

Los fondos de inversión son instrumentos financieros que consisten en una agrupación de capitales para invertirlos en diferentes productos financieros. La responsabilidad de su gestión se delega en una sociedad administradora que puede ser un banco o una institución financiera. Los fondos de renta variable pura (también hay fondos de renta fija y mixtos) invierten en acciones de diferentes empresas y pueden hacerlo a nivel internacional. Al agrupar diferentes acciones de varias empresas el riesgo se puede ver reducido. No obstante hay fondos conservadores, que invierten en empresas a priori solventes de países fuertes económicamente y fondos que invierten en acciones de compañías de los llamados países emergentes, que implican más riesgo, pero también más posibilidades de obtener mayores beneficios.

Al invertir en un fondo se obtiene un número de participaciones, las cuales diariamente tienen un precio o valor liquidativo, obtenido por la división entre el patrimonio valorado y el número de participaciones en circulación. El rendimiento del fondo se hace efectivo en el momento de venta de las participaciones, la cual puede llevarse a cabo en el momento en que se desee.

Otros productos de inversión de renta variable son: futuros, warrants, opciones…

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top