ING Group y su solvencia financiera

 

El viernes, ING Group nos sorprendió en la Bolsa con una caída de un 27% alentada por los rumores de que va a necesitar una inyección de capital y de que sus cuentas no son tan solventes como dicen ser. Pero de momento, son sólo eso, rumores. El problema es qu en el momento en que nos encontramos, cualquier rumor negativo se magnifica, y más cuando se trata de una entidad bancaria.

Estamos en un momento financiero en que todo se mueve como una gran bola de nieve que se va haciendo más y más grande y va arrastrando a su paso a cuantos nombres empresariales se ponen por delante. Esta semana le tocó a ING Group. La historia no es complicada, pero claro, pone con la mosca tras la oreja a más de uno. El viernes anterior el gobierno holandés aseguró que iba a poner hasta 20.000 millones para recapitalizar a las entidades financieras del país. Fortis ya estaba en la cuerda floja, pero rapidamente los ojos se volvieron hacia otros, mientras éstos se escondían tras sus flamantes mesas de despacho esperando que no les tocara la china.

El miércoles Goldman Sachs sacó un informe sobre el sector de seguros, y en él apareció el nombre de ING diciendo que si la crisis iba a más, está compañía se vería en problemas. Pronto, este informe se asoció con la noticia anterior lanzada por el gobierno holandés. Ese día las acciones cayeron un 10% y sus directivos tuvieron que salir para decir que no pasaba nada. El jueves, con el miedo ya en el cuerpo, y con un mercado asustado sacando su dinero de las acciones más peligrosas, ING volvía a caer otro 13%.

Y el viernes le acabaron por dar la puntilla con otro informe. Una agencia de noticias se dio cuenta de la caída de este grupo en dos días, y le lanzó los perros. En realidad, ya sabemos las caídas que llevan acumulados la mayoría de entidades europeas del continente. Pero los rumores se acrecentaban, así que ese gestor incluyó de nuevo el nombre de ING en la misma frase que las palabras «inyección de liquidez», y todo cayó como un castillo de naipes. Las acciones acabaron con una caída del 27%.

Un nuevo anuncio del grupo: «No ocurre nada. Sí, perdemos 500 millones de euros en este trimestre, pero hemos ganado 1.500 en los otros dos. Somos solventes». Eso sí, añadió que estudiarían el programa de inyección de capital del gobierno holandés…

¿Y el lunes? tal y como está la Bolsa ahora mismo, apostar a que suban o bajan es una temeridad, pero le esperan unos días muy duros a la compañía porque el miedo es muy poderoso, y cuando hay miedo, se vende.

A ING Group sólo le queda cruzar los dedos y que no se extienda ese miedo como la pólvora y que no afecte a su famosa entidad bancaria que tanto se anuncia en la tele. Sí, porque si el miedo lleva a pensar en que ING podría tener problemas con su solvencia para afrontar los depósitos que tiene…

Tags: , ,





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top