Gowex: un escándalo inesperado

Jenaro Garcia y Gowex

Fue a finales de año cuando la Comisión Europea reconocía la labor que venía desempeñando Gowex en los últimos años mediante la entrega del premio “Best new listed company” dentro de la primera edición de los “European Small and Mid-Cap Awards”. Reconocía la Comisión su capacidad de generar empleo, sus ventas, su cuota de mercado y la evolución de la cotización de las acciones.

Precisamente los diferentes actores del mercado de valores colocaban a la empresa como el ejemplo de una buena labor de gestión que se veía recompensada con una extraordinaria evolución en el precio de las acciones que llegó a marcar máximos en abril de este mismo año en 26,40 € por acción (hay que recordar que en diciembre de 2010 cotizaban a solo 0,66 €).

El pasado jueves esos mismos actores del mercado de valores, y supongo que los propios gestores de la Comisión Europea que les otorgaron el premio, como nosotros mismos, quedamos perplejos al leer el informe que emitía una hasta entonces firma desconocida dedicada a la estrategia de dudosa ética de “short selling”, Gotham City Research LLC (curioso nombre para una compañía medianamente seria), que echaba abajo cuanto hasta entonces se había creído de las bondades de Gowex, calificando sus acciones a precio cero.

EL INFORME DE GOTHAM CITY

El arrasador informe de esta firma concluía los siguientes puntos:

– El 90% de los ingresos de Gowev podrían ser ficticios o falsos al haberse realizado a una compañía del propio CEO de Gowex, Jenaro García.

– Los márgenes de Gowex son muy altos teniendo en cuenta que se mueve en un sector de márgenes bajos.

– La última auditoría realizada fue hecha por una empresa auditora más que dudosa (M& A Auditores).

– Según Gowex el número de puntos WiFi gratuitos instalados asciende a 100.000, cuando según este informa de Gotham son solo 5.000.

– Se podría establecer una especie de entramado familiar en la que la principal proveedora de Gowex es una empresa del propio CEO y en la que incluso su mujer es la directora de relaciones institucionales con el inversor.

PRIMERAS CONSECUENCIAS

La primera y catastrófica consecuencia fue para los inversores de la sociedad que vieron como el mismo jueves, nada más salir el informe, sus acciones se desplomaban un 60% hasta un precio de 7,92 euros por acción, siendo suspendidas de cotización inmediatamente después, y permaneciendo suspendidas hasta el día de hoy. Las acciones permanecerán suspendidas hasta que se aclare la situación pero ya nadie duda del desplome absoluto que ocurrirá nada más abrir.

SIGUIENTES PASOS

Desde entonces las tormentas se han venido sucediendo una tras otras. Desde la primera negación del propio Jenaro García indicando la falsedad de ese informe, hasta la posterior denuncia de Asinver (Asociación Europea de Inversores Profesionales) contra la propia Gowex, contra Ernest & Young, contra la auditora M & A Auditores, e incluso hasta contra Bolsas y Mercados Españoles, por el fallo cometido al no haberse dado cuenta a tiempo de la falsedad de las documentaciones presentadas por la empresa, que, recordemos, cotizaba en el MAB, el mercado alternativo bursátil.

CAIDA EN PICADO Y CONCURSO DE ACREEDORES

“Lo siento de todo corazón”. Esas son las palabras que ha usado el presidente de Gowex, Jenaro García, al presentar su dimisión y atribuirse la falsedad de los datos de la empresa en los últimos cuatro años. Una frase ahora penosa en boca de alguien que ha estafado tan impunemente a tantos y tantos inversores que han confiado en él.

Según el hecho relevante, el Consejo de Administración de Gowex le ha revocado los poderes y quitado todas las facultades de administración de la compañía, además de haber solicitado concurso de acreedores en previsión de que la compañía pudiera no ser capaz de harce frente a sus deudas a corto plazo.

Y AHORA QUÉ

Está claro que hay que depurar responsabilidades y, sobre todo, aplicar un castigo ejemplarizante a la persona o personas que han llevado tal delito a cabo. Castigo que debería ampliarse no solamente, aunque sea en diferente medida, al personal de Gowex, sino a todos aquellos que por su negligencia o ineptitud no han sabido darse cuenta a tiempo de toda esta estafa.

El daño ya está hecho. Sus inversores clamarán al cielo al ver como sus acciones se han desplomado, pero la mala influencia va mucho más allá de la propia empresa y sus acciones. La estafa va a repercutir en la credibilidad de las empresas tecnológicas españolas en particular, y en general, una vez más, en la imagen de España como país. Tanto es así que hoy, lunes, el efecto se ha extendido en otras empresas cotizadas, especialmente en el MAB: Bionaturis, Carbures, Ebioss y Eurona están también suspendidas, mientras que Ibercom y Neuron caen ahora mismo un 12% y un 14% respectivamente. Por su parte, en el continuo, BME (Bolsas y Mercados Españoles), salpicada por el escándalo, baja también en torno a un 3%.

Son ya demasiadas las estafas y fraudes hechos en nuestro país. Demasiados como para limpiar la cara y competir en el exterior en sana competencia. La desconfianza es muy mal enemigo en el camino empresarial.

 

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top