En qué nos afectará la reforma fiscal

Ministro Montoro

Estos días nos vemos inundados de noticias en torno a la reforma fiscal que anunciara días atrás el ministro Montoro. Opiniones hay para todos los gustos según del sector del que provengan; desde los que la ensalzan hasta los que la critican por considerarla negativas para las rentas más bajas.

Lo cierto es que son tantas, y tan variadas las medidas, que para estimar la bondad o maldad de esta nueva ley que se nos vendrá encima a partir del 2015, habría que estudiarla en su cómputo global, y luego particularizarla al caso de cada uno.

Es cierto que hay puntos conflictivos que quizás podrían y deberían haberse evitado, como es el caso de la eliminación de la deducción por el alquiler de viviendas que, a mi entender, no solo no incentivará la compra de viviendas como creo que se pretende, sino que además dificultará el acceso a la vivienda de alquiler a muichos jóvenes sin recursos. O como pueda ser el caso de la nueva tributación de las indeminzaciones por despido, que por otro lado, cuenta con un mínimo exento que hará que no sea aplicable a las indemnizaciones más bajas, sino a las rentas muy altas. También hay puntos que beneficiarán a las rentas menos pudientes, como son los nuevos tramos de IRPF, el aumento de las deducciones familiares, o en el caso de las Pymes, las nuevas ventajas en el Impuesto de Sociedades.

Éstos son algunos de los puntos más llamativos de la nueva reforma fiscal que se nos plantea:

– Rebaja en los tramos del IRPF

Actualmente hay siete tramos de IRPF que ahora quedan reducidos a cinco a partir del 2015 con tipos menores. Frente al mínimo actual del 24,75% quedará con la nueva reforma fiscal un 19%, mientras que el máximo que habremos de pagar por nuestras rentas pasa del actual 52% al 45%. Se beneficiarán sobre todo tanto los capitales más altos como los más bajos, siendo los menos beneficiados los intermedios. además, los ingresos inferiores a 12.000 euros estarán exentos de tributar.

Estas rebajas fiscales se aplicarán de forma progresiva entre el ejercicio 2015 y el 2016.

– Desaparece la exención por dividendos de 1.500 euros

Hasta ahora los primeros 1.500 euros cobrados en dividendos estaban exentos de tributar. Desde que sea aplicable la reforma, sí tributarán como ingresos al tipo marginal. No creo que afecte a la operativa en Bolsa, aunque sí a la forma de cobrar dividendos, pues ahora es más interesante hacerlo mediante el modelo de scrip dividend, es decir, cobrando los dividendos en acciones.

– Disminución para las rentas a largo plazo

Se propone una reducción del 30% frente al 40% que había hasta ahora en las rentas obtenidas a largo plazo.

– Beneficios para autónomos

Los autónomos bajan la retención que deben aplicar del 21% actual, al 19% y habrá una retención especial del 15% para los que obtengan rentas anuales inferiores a 12.000 euros. El tipo general de los autónomos bajará del 24% al 20%. en particular, esta medida entrará en vigencia a partir del próximo 1 de julio.

– Cambio en la tributación de plusvalías

Hasta ahora las plusvalías conseguidas a menos de un año tributaban al tipo general del ahorro, por lo que podía llegarse a pagar por ellas hasta un 52%. A partir de la nueva reforma lo harán a un 20%, para plusvalías de hasta 6.000 euros, y además, independientemente del plazo en que se general, con lo que se elimina el horizonte temporal.

También podrán compensarse pérdidas y ganancias patrimoniales con rendimientos del capital. Por citar un ejemplo, a partir del próximo año podrán compensarse pérdidas en Bolsa con los rendimientos del trabajo.

– Reducciones en el Impuesto de Sociedades

Las pymes pueden verse muy beneficiadas por los cambios que se propones dado que podrían ver reducida su tarife de un modo importante. En principio, y de forma general, el Impuesto de Sociedades pasará del 30% al 28% en el 2015 y al 25% en el 2016, además mantenerse de la deducción por reinversión de beneficios, por I+D+i y por gastos financieros. Pero además, las Pymes, pueden ver reducido ese importe del 25% hasta el 20,25% si crean una reserva para capitalización y una nueva reserva para nivelación, todo ellos, con la idea de bajar el nivel de endeudamiento de las pequeñas y medianas empresas.

– Tributación de las indemnizaciones

Las indemnizaciones por despido improcedente tributarán en el IRPF, aunque fija un mínimo exento de dos mil euros anuales, que no irían gravados.

– Deducciones por viviendas

Los propietarios verán reducidas las deducciones por alquiler de vivienda del 60 al 50%. Además, el inquilino no podrá deducirse nada en concepto de alquiler de vivienda.

– Aportaciones a planes de pensiones

La aportación máxima, que actualmente está en 12.000 euros, se limita a 8.000 euros anuales.

Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top