¿Qué es una Socimi?

Monopoly - Socimi

En los últimos meses el término “Socimi” viene haciéndose más habitual en nuestro vocabulario económico y, sobre todo, bursátil. Con la aparente mejora que viene mostrando el sector inmobiliario español las Socimi han dado un paso al frente perfilándose como actores principales de las últimas grandes salidas a Bolsa.

Así ha sido desde noviembre del año pasado cuando comenzaron a cotizar en Bolsa Entrecampos (su capitalización es de 126 millones de euros) y Promorent (con una capitalización de 7,2 millones), aunque ambas lo hacen a través del MAB, el sistema alternativo. También recientemente ha empezado a cotizar, aunque en este caso directamente en el mercado continuo, Lar España, con una capitalización de 408 millones y con Alicia Koplowitz como una de sus más importantes inversoras. Además, a partir del 30 de junio lo comenzará a hacer Merlin Properties que ya ha anunciado una OPS cercana a los 1.500 millones de euros.

La pregunta surge del propio título. ¿Qué es entonces una Socimi?

“Socimi” es el acrónimo con el que se conocen a las Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión Inmobiliaria; sociedades anónimas, por tanto, que basan su negocio en adquirir, promover y rehabilitar activos urbanos para luego arrendarlos, bien de forma directa, o bien de forma indirecta a través de otras Socimis.

De forma general, las Socimi deben cumplir con una serie de requisitos para ser consideradas así:

  • – Deben tener un capital social mínimo de 5 millones de euros y contar con un mínimo de 50 accionistas.
  • – Deben dedicar un mínimo de un 80% de su activo de inmuebles a alquilarlos.
  • – Los activos inmobiliarios adquiridos deben permanecer en su cartera, al menos, tres años. En el caso de activos promovidos por la sociedad, deberán permanecer un mínimo de siete años.
  • – Como su nombre indica, son sociedades cotizadas, obligación ésta que surge por ley a partir de los dos años de su creación, debiendo cotizar en un mercado regulado español o europeo.
  • – Como tales cotizadas, deben además repartir dividendos desde el principio de su cotización
  • – No pueden tener una financiación ajerna superior al 70% del valor de sus activos.

He hablado de reparto de dividendos desde el principio, pero éstos también deben cumplir unos requisitos, pues las Socimi deben destinar al reparto de dividendos:

  • al menos el 90 % de las rentas derivadas de sus alquileres
  • al menos el 50% del beneficio que consigan de las ventas de sus inmuebles
  • y el 100% de los beneficios procedentes de dividendos de otras participaciones que tengan

El porqué de formalizar una Socimi se centra en sus ventajas fiscales, dado que este tipo de sociedades tienen un régime fiscal especial.

  • Tributan al 19% en el Impuesto sobre Sociedades, salvo cuando los ingresos provengan de haber vendido o alquilado un inmueble cuyo comprador o arrendatario forme parte de la misma Socimi, en cuyo caso cotizará al tipo general.
  • Exención parcial del 20% para los ingresos que provengan de haber alquilado inmuebles que representen más del 50% de su activo.
  • No tienen retención los dividendos repartidos.
  • Están exentos los dividendos distribuidos a sus socios y, con ciertos límites, estarán exentas las plusvalías derivadas de la venta de las acciones de los citados socios.

¿Por qué están ahora tan en boga estas Socimi?

Aparte de los beneficios fiscales que representan, éste parece el momento económico perfecto para invertir en una sociedad así. La idea de este negocio es comprar barato (y ahora los precios inmobiliarios parecen estar alcanzando su suelo), alquilarlos durante los primeros años para sacarle alguna rentabilidad, y luego venderlo cuando pasen unos años y los inmuebles se hayan revalorizado aprovechando la más que posible recuperación de este sector en los próximos años.

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top