Inyecciones de liquidez, bajada de tipos y depósitos en negativo

Mario Draghi

Las Bolsas se movían nerviosas a la comparecencia de Mario Draghi en la reunión de hoy jueves del BCE con la expectativa de nuevas medidas que estimulen la economía europea. Se descontaba de antemano una bajada de tipos histórica, hasta el 0,10%, e incluso la imposición de tasas negativas de depósitos a los bancos, pero estaban a la espera de ese “algo más” que pudiera fomentar el futuro de la economía de nuestro viejo continente.

La tibieza ha caracterizado el movimiento bursátil en estos tres primeros días de la semana, e incluso este jueves matinal, a pesar de que nos encontrábamos a las puertas de los máximos anuales, y no ha sido sino hasta las 13,45 h., cuando al fin compareció el presidente del BCE, cuando los índices europeos se animaron a saltar las barreras y resistencias más cercanas (en el caso del Ibex 35, casi a las puertas de los psicológicos 11.000 puntos).

¿Por qué? Por un lado Draghi cumplió con las expectativas de bajar los tipos de interés, aunque en este caso lo hizo hasta el 0,15%, también mínimo histórico en la eurozona. Por otro lado, también cumplió al establecer una tasa de depósitos bancarios en niveles negativos del -0,10%, y por otro, rebajó el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito en 35 puntos básicos, hasta el 0,40%.

Pero como digo, se esperaba algo más, sobre todo, inyecciones de liquidez en la economía, o al menos, mensajes claros de que el BCE actuaría en ese sentido en casos de necesidad. Y también en ésto cumplió el máximo mandatario del BCE.

El BCE  tiene previsto comprar bonos y comenzar con los procedimientos necesarios para comprar valores que estén respaldados por activos ABS (financieros). En suma, facilitar la liquidez a la banca, pero condicionada a que ésta aumente su exposición al crédito de las familias y hogares. Es decir, más dinero, más crédito.

La idea es inyectar sobre 400.000 millones de euros en la economía con dos subastas que celebrará en los meses de septiembre y diciembre próximos, y con vencimiento en el mes de septiembre de 2018. Ahora bien, y ésto es la medida importante de control bancario, “Las entidades que no cumplan ciertas condiciones respecto al volumen de sus préstamos netos a la economía tendrán que devolver el dinero en septiembre de 2016”.

Ha añadido, además, que los tipos de interés se van a mantener bajos durante bastante tiempo, lo que desincentiva a que las entidades bancarias mantengan altos sus depósitos de dinero, y por tanto, les sea más rentable prestarlos. Por ende, ha dejado claro que el BCE tiene además otras medidas no convencionales dispuestas a ser puestas en marcha en caso de necesidad.

Claro y contundente. Al menos, así se ha mostrado Draghi con sus palabras y su actuación. Como agua de mayo para las Bolsas, que al final han acabado subiendo en la sesión de hoy de forma absoluta en todas las bolsas europeas. La nuestra, por ejemplo, nuestro Ibex, ha acabado con una subida del 1,12% con los valores bancarios como los más beneficiados con subidad en torno a un 2% de media (BBVA +2,47% – Popular +2,37% o Sabadell +3,57%).

El tiempo dirá si estas medidas son suficiente para que la Economía europea se estimule…

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top