Mantener una divisa en un determinado cambio

divisas

Aparte de la intervención directa de los bancos centrales en los mercados de divisas al contado, las autoridades monetarias también pueden intervenir en los mercados a través de los mercados de plazo y del mercado monetario.

En este último, cuando existe una presión depreciadota de su divisa, modificará al alza sus tipos de interés a corto plazo, posiblemente encareciendo el dinero que inyecta en el mercado día a día y que se trasladará a los periodos más cercanos, tratando de disuadir a los generadores de posiciones cortas de su divisa.

Por ende, cuando exista una presión apreciadora de su divisa, para hacer poco atractiva la existencia de posiciones largas bajará los tipos de interés, con el fin de que la rentabilidad que obtengan por su divisa sea menor de la esperada al generar la posición.

En el mercado de plazo actuará a través de los ‘puntos swap’. Ante una situación depreciadota de la moneda doméstica, en la que existirá una demanda alta de moneda extranjera y gran oferta de moneda doméstica, efectuará la siguiente operación swap: venta de divisa extranjera contra compra de moneda doméstica en valor contado, y compra de divisa extranjera contar venta de moneda doméstica en el valor de plazo en que considere oportuno.

Con ello, logra que, en el valor contado, el banco central da liquidez a la demanda de moneda extranjera y retira del mercado la oferta que existe de su propia moneda. La diferencia entre el precio de contado y el precio de plazo corresponderá exactamente al diferencial de tipo de interés existente entre ambas divisas.

En el caso de apreciación de la divisa doméstica, el swap que efectuará el banco central será el contrario al del caso anterior. Así, comprará divisa extranjera contra venta de moneda doméstica en valor contado, y venta de divisa extranjera contra compra de moneda doméstica en el valor plazo en que se pueda operar.

Con ello, retira del mercado la oferta de moneda extranjera en el valor contado y da liquidez a la moneda doméstica que está demandada en el mismo valor contado. La diferencia de precio entre contado y plazo corresponderá al diferencial de tipos de interés de ambas divisas.

Tags: , ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top