Motivos por los que ahorrar

Ahorro

Los hogares ahorran para suavizar el perfil temporal de su consumo; para comprar viviendas y otras mercancías duraderas; para hacer frente a los imprevistos; y por altruismo.

Los ingresos de las personas cambian a lo largo su vida y tienen un perfil temporal relativamente previsible. Al principio de la vida laboral la renta de trabajo suele ser bajas, monumentos no miden acumulamos experiencia, y hacia el final de nuestra vida laboral se estabilizan o empiezan a disminuir hasta que los jubilados. El perfil temporal de los ingresos también se llama ciclo vital de la renta.

Si un hogar con un ciclo vital de renta semejante al descrito decidieron ahorrar en ningún momento su vida, el perfil temporal de su consumo sería exactamente igual que el de su renta, y se vería obligado a consumir mucho en unos periodos y poco en otros. Para conseguir un perfil temporal del consumo menos abrupto y más acorde con sus gustos, los hogares se endeudan cuando son jóvenes y ahorran cuando son mayores.

Otra razón que induce a los hogares a ahorrar es la compra de viviendas, de automóviles, y de otras mercancías de consumo duradero. Como el precio de estas mercancías suele ser relativamente elevado en comparación con los ingresos del hogar, se generan dos opciones para comprarlas: o ahorran antes de hacerlo, o se endeudan, las compran y después ahorran para pagar sus deudas. En ambos casos el consumo del hogar tiene que ser menor que su renta en algún momento y por lo tanto su ahorro tiene que ser positivo.

Otro de los motivos que justifican el ahorro son los gastos imprevistos. Las enfermedades, los accidentes y los períodos transitorios de desempleo son ejemplos de gastos imprevistos a los que tienen que hacer frente los hogares. Para protegerse contra este tipo de riesgos, los hogares suscriben pólizas de seguro y pagar las primas correspondientes, o ahorran para hacer frente a estas eventualidades cuando se produzcan. Éste tipo de ahorro se llama ahorro por precaución.

La cuarta razón que justifica el ahorro es nuestra preocupación por el bienestar de los demás, lo que llamamos altruismo. Las manifestaciones más frecuentes de altruismo son la educación de los hijos y las herencias.

-MÁS INFORMACIÓN

Tags: , , ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top