¿Qué es el IBAN? el nuevo estándar europeo SEPA

IBAN

Una buena parte de la población jamás habrá oído hablar del IBAN, y mucho menos, del nuevo estándar bancario de aplicación europea denominado SEPA.

El I.B.A.N., o Código Internacional de Cuenta Bancaria, es el número de identificación internacional de cuentas bancarias que agiliza los pagos dentro de la Unión Europea.

El IBAN consta de un máximo de 34 caracteres seguidos, pero en cada país tiene una longitud fija. En España, por ejemplo, éste código está formado por 24 caracteres, de los cuales los dos primeros los forma el código del país (en España es “ES”), los dos siguientes es un dígito de control que se calculan mediante un método de validación, los cuatro siguientes se corresponden con la entidad bancaria, los cuatro siguientes a la sucursal bancaria, los dos a continuación al dígito de control de la cuenta corriente, y los últimos 10 números a los de la propia cuenta.

Es, en resumen, la misma sucesión de números que veníamos poniendo hasta ahora en cualquier domiciliación (20 dígitos) pero poniéndole por delante las letras del país y el dígito numérico de control de ese país.

Pero ¿por qué tiene ahora tanta importancia ese código IBAN?

Porque ahora todos habremos de saberlo dado que será el que ahora habremos de utilizar para que nos hagan transferencias.

A partir del 1 de febrero de 2014 todos los pagos nacionales e internacionales que se hagan, así como pagos con tarjetas o domiciliaciones bancarias, habrán de utilizar este código IBAN. Es el nuevo estándar de operaciones bancarias al que han denominado SEPA.

A partir de esa fecha, por tanto, las cuentas bancarias ya no se identifican con el hasta ahora habitual código ccc de 20 cifras, sino que lo harán mediante estos IBAN.

En la práctica, eso conllevará que habremos de comunicar, a modo de ejemplo, a la empresa para la que trabajamos y que nos paga la nómina, ese código de 24 cifras para que podamos recibir el pago. E ídem con todos los pagos que a partir de febrero próximo vayamos a hacer o recibir.

¿Cómo conseguimos el IBAN de nuestra cuenta corriente o de ahorro?

Para la mayoría el método más sencillo es preguntarlo directamente a nuestra entidad bancaria. No obstante, ese número nos será comunicado con tiempo por nuestro banco. Otro sistema sería hacerlo a través de la web de la propia entidad dado que la gran mayoría tienen un programa que lo calcula.

Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top