A vueltas con el Plan Estatal de Viviendas

Alquilar piso

Nadie duda de la (llamemos) “costumbre” que tenemos los españoles a invertir en vivienda y olvidarnos del alquiler. Siempre ha sido un dicho muy común entre nuestros padres y abuelos el hablar de que meter el dinero “en ladrillo” (o sea, comprar una vivienda) siempre es un seguro de cara al futuro, sin detenernos a pensar en el apalancamiento que eso supone para nuestros bolsillos, en las deudas hipotecarias, y en los riesgos que conlleva el estar en esa situación cuando se nos avecina una crisis como la que estamos pasando.

Esta cultura española ha fomentado el comprar antes que alquilar porque a fin de cuentas “pagar un alquiler” es como tirar el dinero a la basura porque no tienes nada en propiedad, subyaciendo así la idea de herencia y legado para nuestros hijos. Nada más lejos de la realidad, aunque ese es un punto en el que no quiero entrar en estos momentos.

El resultado es que el mercado de alquiler representa en España un 17% frente a un 83% que compra. En Europa, por contra, ese porcentaje es de un 38% frente al 62% que es inversor en vivienda. Una diferencia importante que ha llevado, como una causa más entre muchas, a que España sufra de un modo más agresivo la crisis que en países de centroeuropa. El boom inmobiliario de años atrás, más la caída posterior del precio de la vivienda unido a la crisis hipotecaria hace que los españoles estemos viviendo una realidad diferente (desgraciadamente) a la de buena parte de los europeos. Y además lleva aparejado la cantidad de inmuebles que están deshabitados o que necesitan rehabilitación.

Durante años, además, el Gobierno no ha entrado en el tema, y ha sido cuando ya el sector inmobiliario está casi colapsado cuando ha venido a tomar cartas en el asunto. “Más vale tarde que nunca”, dirán unos. “A buenas horas, mangas verdes”, dirán otros, que refranes hay para todo.

Pero sea como sea, el pasado viernes se aprobó el Plan Estatal de Vivienda para el periodo 2013-2016 y la Ley de Rehabilitación con la idea de fomentar el empleo en el sector, ayudar a las familias de renta baja y simplificar las trabas burocráticas existentes hasta ahora.

Este Plan va a contar con una dotación económica de 2.421 millones de euros, de los que 1.500 millones irán destinados al alquiler y 627 a la rehabilitación de viviendas.

Con este plan se abonarán 200 € al mes a los arrendatarios que alquilen la vivienda por menos de 600 euros, con un máximo del 40% de la cuota, ayuda que será prorrogable año a año. No obstante, esta ayuda se dirigirá a familias que en conjunto tengan ingresos menores a 19.000 €.

Por otro lado, y como medidas principales destinadas a favorecer la rehabilitación de edificios antiguos, se facilitarán todos los trámites burocráticos permitiendo a los alcaldes forzar la rehabilitación de inmuebles y ampliando facultades a comunidades de vecinos y agrupaciones de propietarios, además de establecer una línea de financiación de ICO por valor de 1.000 millones de euros.

En principio parece una buena medida sin detenernos en analizar objetivos ocultos o intereses parciales. Eso sí, quedará por ver cuánto tiempo tardan, no en concederlas, sino en abonarlas…

Tags: , ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top