Pasos a seguir para elegir un seguro de hogar

Seguros-del-hogar

Llegamos a nuestra nueva casa y, claro, necesitamos un seguro de hogar tanto para cubrir nuestros problemas como el que podamos ocasionarle a terceros. ¿Por dónde empezamos? Tranquilos, no sois los primeros a los que os asaltan numerosas dudas al respecto (ni tampoco seréis los últimos) pero hoy en día gracias a las nuevas tecnologías el tema de los seguros del hogar resulta un poco más sencillo.

Tanto es así que hoy existen numerosos comparadores de seguros a los que podemos acudir para que nos den una información detallada de precios, coberturas y exclusiones. Un ejemplo bien podría ser Génesis, uno de los líderes del sector tanto para seguros del hogar como automovilísticos.

Como siempre, una vez hayamos elegido nuestro seguro del hogar, debemos tener muy claras las coberturas y exclusiones que queremos. De ahí que la lectura del contrato sea más que imprescindible. No queremos que, cuando surjan los imprevistos, nos llevemos una sorpresa al darnos cuenta que hay ciertas coberturas que no entraban dentro de lo pactado por escrito. Así que, leed bien lo que firmáis.

Las coberturas hay que intentar adaptarlas a nuestras necesidades. Los seguros del hogar pueden ser personalizados, ya que no tenemos porqué pagar un seguro que nos cubra determinadas cuestiones que ni tenemos ni vamos a usar. Además, hay que tener en cuenta el tema de la cancelación. No será la primera vez que queramos cancelar nuestro seguro, y no podamos por normas contractuales que no pudimos leer en su momento.

El precio también resulta fundamental, así como la forma de pago. Comisiones, intereses, impuestos… son muchos los términos y tecnicismos que se manejan en estos casos. Todo debe quedar bien clarito, de ahí que no os importe preguntar. Siempre se suele decir que lo más importante de un seguro del hogar no es el precio, sino estar bien informados sobre las coberturas que ofrece.

Es precisamente la falta de información de estas coberturas lo que, por regla general, produce luego los enfrentamientos entre las compañías aseguradoras y los titulares de las pólizas. Posiblemente entre las coberturas deben estar los riesgos por incendio, daños por agua, efectos climatológicos o eléctricos, rotura de cristales o sanitarios, robos, sustitución de cerraduras, etc…

Posiblemente con Génesis podéis solucionar todos estos aspectos. Lo más recomendable es una buena atención y una información detallada y cercana de lo que queréis contratar.

Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top