Bonos a tipo de interés negativo

Una noticia de cierta importancia que hemos podido leer los últimos días ha llegado desde Alemania donde se ha producido una colocación de bonos alemanes a tipos de interés negativo.

Es decir, aquéllos que arriesgan su dinero prestándoselo a la República Federal no solo no esperan obtener ninguna compensación sino que asumen un coste por dicha colocación. En teoría parece absurdo de modo que ¿cómo es esto posible? Todo tiene una explicación aunque resulte un tanto oculta.

Aquéllos que han adquirido dichos bonos aceptan no perder mucho dinero confiando en la solvencia del estado alemán, no esperan ganar nada por lo cual dicha inversión consiste en buscar seguridad.

No es una estrategia que todo analista recomiende ya que supone dar por hecho que en ningún modo ni en ninguna inversión se puede ganar, ni en materias primas, ni en la renta variable, ni en bonos de países periféricos, ni en oro, ni en metales raros… Resulta muy difícil pensar que realmente todas las inversiones vayan a ser bajistas. No obstante es posible tener dicho criterio y, por tanto, evitar el riesgo asumiendo no ganar nada.

Pero existe aun otra explicación posible para este comportamiento: Se puede dar por sentado que la economía va a entrar en deflación, en cuyo caso (evitando el riesgo de meter los billetes debajo del colchón) dicha inversión con un tipo real negativo que supondría una pérdida minúscula resultaría rentable al producirse una bajada general de precios que, recuperada la inversión, supusiera un mayor poder de compra.

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top