Mayores caídas en el mercado inmobiliario

vivienda

Quedan ya atrás, y desde hace mucho tiempo, los conocidos tópicos sobre la imposibilidad de la bajada de los precios de la vivienda. Los últimos debates, por contra, se han venido centrando en el momento en que el precio de los inmuebles toque fondo, a partir del cual (al menos teóricamente) sería conveniente invertir en los mismos. En principio, sin embargo, que un precio toque fondo no tiene por qué significar que vaya a iniciar un ascenso de forma inmediata. La experiencia muestra que los precios de los activos pueden quedarse estancados durante años.

Respecto al mercado de la vivienda nueva o usada en España no existe en la actualidad ningún estudio mejor que el que publica idealista.com el cual indica que la caída de precios en abril de 2011 ha sido de un 0,8% quedando el precio medio en 2.202 por metro cuadrado. Con este dato el interanual señala una caída del 7,2% frente al 7% del mes anterior. Este es el dato verdaderamente relevante ya que el índice interanual señala no solo que la vivienda está bajando sino que dicho descenso es más pronunciado que en meses anteriores. Los datos del Ministerio de Fomento, que son trimestrales, muestran también una conclusión parecida respecto al primer trimestre de 2011.

Existía, desde hace tiempo, la convicción de que el cambio asociado al fin de las importantes deducciones que se aplicaban a la compra de viviendas en el 2010 provocaría este efecto. Ahora bien, hay otros datos a tener en cuenta: El principal de ellos, a mi juicio, es la reciente subida de tipos además de la tendencia hacia la restricción crediticia que se está produciendo, pues la vivienda es un bien que se compra a crédito prácticamente siempre. Así pues, conociendo los problemas de morosidad que afronta la banca, sabiendo que las políticas de dinero barato y expansión monetaria están finalizando ya y que, durante su adopción, tampoco han conseguido reactivar este mercado ¿Que cabe esperar a partir de ahora en el mercado de la vivienda?

Pues con estos condicionantes, lo lógico no es esperar ni un estancamiento ni una recuperación sino caídas aun más pronunciadas de las vistas, al menos a medio plazo. Quedando al margen el hecho de que, en estas circunstancias los tenedores de inmuebles (y más específicamente las entidades bancarias) decidan no vender a precios tan bajos. Esta política la están llevando a cabo desde hace tiempo y es muy posible que sigan con ella, pero en ningún caso será algo que puedan hacer eternamente.

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top