El plan de pensiones como complemento a la jubilación

plan de pensiones

Los planes de pensiones individuales sólo pueden ser de aportación definida (se establece cuánto paga el cliente el año) y no pueden garantizar un tipo de interés mínimo, lo que significa que la prestación (en forma de capital o renta) que percibirá el partícipe en el momento de su jubilación será la suma de las aportaciones realizadas y los rendimientos generados, sin que pueda el plan fijar la prestación con antelación.

Los planes de pensiones de esta fórmula se rigen por un sistema de capitalización. Es decir, las aportaciones del individuo durante su vida activa generan un capital del que dispondrá cuando llegue el momento de su jubilación.

El envejecimiento de la población, como consecuencia del descenso de las tasas de mortalidad y natalidad, ha llevado a que sistemas de reparto (aquéllos en que los trabajadores activos pagan las pensiones de quienes han terminado su vida laboral), como el de la Seguridad Social, entren en crisis, al depender cada vez más los jubilados de una proporcionalmente menor población cotizante. Esta tendencia hace conveniente recurrir a sistemas complementarios a la Seguridad Social, como los planes de pensiones.

Otra de las notas características de los planes de pensiones es la irrevocabilidad de las aportaciones, es decir, su liquidez. El partícipe no podrá retirar sus derechos consolidados (aportaciones más rendimientos generados) hasta que se produzca alguna de las causas que dan origen a las prestaciones (jubilación, invalidez o fallecimiento). No obstante, el partícipe podrá trasladar sus derechos consolidados a otro plan si no está satisfecho con la evolución del producto que contrató en un principio.

Esta iliquidez es la contrapartida a unos beneficios fiscales que la ley suele conceder con carácter finalista, es decir, sólo al ahorro que se destine a complementar los ingresos por jubilación. Sin embargo, está previsto que excepcionalmente el partícipe pueda obtener préstamos de hasta el 80% de sus derechos consolidados, a un tipo de interés de mercado y siempre que lo autorice la comisión que vela por el correcto cumplimiento de las especificaciones del play de la estabilidad y solvencia del fondo de pensiones.

Foto Vía: Matthew Oliphant

Tags: ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top