El concurso de acreedores para las familias

acreedores

Desde hace muy pocos años la jurisprudencia ha venido aceptando la declaración de las familias o personas individuales en concurso de acreedores tal y como se preveía legalmente para empresarios particulares o sociedades de todo tipo. Ahora bien, cabe preguntarse si esta opción que legalmente se ha abierto es la más idónea para sanear la situación financiera de una familia. Bajo nuestro punto de vista el concurso de acreedores solo es una figura beneficiosa en este proceso si se dan unas características en la deuda que muy pocas veces encontraremos en una familia, por lo cual sería una solución para muy pocos casos y, en ningún modo, generalizable.

Habitualmente la principal deuda contraída por una familia es un crédito para la adquisición de la vivienda cuya garantía es la hipoteca sobre la misma, a esta se añaden no pocas veces garantías suplementarias que suelen implicar a otros familiares e, incluso, al patrimonio de estos, estamos hablando de los avales por parte de padres, hermanos, etc. Dichos créditos y garantías son legalmente privilegiados lo cual implica que un concurso de acreedores no evitará que se ejecuten (en el caso de impago) o que sigan garantizando la deuda si es que esta se renegociase, con lo cual en la negociación será el acreedor el que mantenga la posición de poder.

En todo caso se habrá conseguido, si es que a alguien le fuera suficiente, aplazar los pagos el tiempo que dure el proceso judicial, que puede ser un año más o menos. Siempre teniendo en cuenta que, a falta de acuerdo, al final del proceso se debería pagar la cuantía entera de la deuda. Al mismo tiempo se debe tener en cuenta que, en ese período, queda el que se somete a concurso enteramente controlado en la gestión de su patrimonio, con lo cual no podría vender libremente la dicha vivienda sin conocimiento de todos los acreedores que tenga.

Para ver con más concreción el funcionamiento del concurso aquí os dejo más información: concurso de acreedores

En resumen, no podemos recomendar acudir a este procedimiento a las familias que se han visto imposibilitadas para seguir pagando las deudas acumuladas si la principal es una hipoteca.

Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top