Pensiones y actualidad económica en España

plan de pensiones

El gobierno de José Luis Zapatero se enfrenta a grandes retos en esta última etapa de su gestión gubernamental, para la cual ya dispuesto un gran cambio en la composición de su gabinete. Ante todo está la esperanza de mejorar la imagen y el respaldo social en vista de las elecciones presidenciales del 2012.

Pero la actualidad económica de España dista mucho de favorecer al gobierno, ya que la desocupación se encuentra en niveles máximos y el déficit de la Hacienda Pública también es elevado, como consecuencia de erogaciones que superaban a los ingresos fiscales.

Uno de los temas más candentes de los últimos tiempos ha sido el sistema de los planes de pensiones, donde el Estado cada vez se encuentra en un aprieto mayor para poder hacer frente al pago de jubilados y pensionados.

En el día de ayer ha hecho uso de la reserva legal que existe en la Cámara Baja, de poder veta enmiendas legislativas que tiendan a aumentar el gasto público o disminuir los ingresos fiscales. Esta enmienda que hacía engrosar el gasto público en concepto de pago de pensiones en el ejercicio que viene, sumaba unos 1500 millones de euros contra la Hacienda Pública.

Claro que esta medida traerá mayor polémica política y el disgusto de los beneficiarios, pero que también encuentra un sustento económico importante: el de no poder gastar más.

El modelo sueco respecto del sistema de pensiones es muy interesante de observar, y quizás sacar alguna conclusión que nos sirva de ejemplo. El modelo sueco es el modelo más consolidado de toda Europa, razón por la cual merece la pena estudiar su modelo.

En Suecia tienen un modelo mixto, en donde las pensiones son variables de acuerdo a lo ingresado a lo largo de la vida laboral. Similar a como funciona un plan de pensiones bancario. Pero la cantidad abonada no es segura, ya que varía en función de las disponibilidades que existan en el sistema y esto presenta la posibilidad de cobrar menos en un período o también la posibilidad cobrar más.

Esto es a diferencia de lo que ocurre en España, donde se abona una cantidad determinada fija todos los meses y que año tras año es ajustable por la inflación.

Lejos de ser un sistema perfecto el sueco, no deja de ser un sistema que en condiciones normales y en un país con tendencia al crecimiento, es un modelo funcional. Claro está que no nos debemos olvidar que el sistema de pensiones sueco es parte de un sistema económico – político mayor, que si no funcionara bien, su sistema de pensiones tampoco funcionaría correctamente.



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top