Cosas que hay que saber sobre las hipotecas

En el artículo anterior sobre cómo llevar la negociación de la hipoteca, uno de los primeros puntos que aconsejábamos era el de tener toda la información posible antes de entrar al Banco. Y tener información se refiere no solamente a conocer las ofertas de los distintos bancos competidores, sino a saber manejar los conceptos económicos con los que nos vamos a enfrentar en ese arte del “regateo” con el comercial de turno.

Tendremos una posición ventajosa si éste nos ve seguros de nosotros mismos y sabiendo de lo que hablamos. Pero para eso debemos conocer dónde y en qué apartados de la hipoteca podremos conseguir recortar los gastos, que a fin de cuentas es lo que nos interesa:

Estos son los principales conceptos económicos con los que nos enfrentamos cada vez que hablamos de “hipoteca” y las cosas que debemos saber sobre ellas:

Comisión de Apertura: es el importe que se paga en el momento de formalizar la hipoteca, y que suele incluir gastos de estudio, de administración y de gestión. Generalmente nos aplican un porcentaje sobre el capital que nos prestan. Hemos de saber que éste es uno de los puntos en los que podemos regatear, y que con buena mano, podemos llegar a conseguir que esos gastos sean 0.

Comisión de Amortización Anticipada: desgraciadamente, a muchos no se nos ocurre pensar que en algún momento determinado de la vida del préstamo, podemos andar sobrados de liquidez y decidir cancelar una parte del préstamo. Y cuando vamos al banco para cancelarlo, nos encontramos con que nos aplicarán una fuerte comisión sobre el importe que queramos quitar. La amortización puede ser parcial o total, y generalmente, los bancos, suelen pedir una comisión por ambos tipos de cancelaciones. No obstante, ésta es una baza importante para regatear: conseguir que nos la dejen al mínimo posible, sobre todo, la parcial.

Capacidad de endeudamiento: ahora más que nunca se mira esa capacidad que nosotros tendremos para afrontar los pagos de la hipoteca en un futuro. Técnicamente es la cantidad de dinero que podemos destinar a pagar préstamos en función de los ingresos que tenemos. Lo normal es que nos digan que más allá de un 50% de los ingresos que tengamos no debemos endeudarnos mensaulmente, aunque esa cantidad baja cuando hay crisis y los bancos no están por la labor de prestar. Es decir, si tenemos una nómina de 1.000 euros, y la capacidad de endeudamiento te la fijan en un 50%, eso querrá decir que el Banco no te concederá un préstamo que supong que tengas que pagar una cuota mensual mayor a 500 euros.

Principal: es la parte de la hipoteca que nos queda pendiente de devolver al Banco, sin tener en cuenta los intereses.

Periodo de carencia: es un tiempo que se concede al titular de la hipoteca durante el cual se deja de pagar capital y se pagan sólo intereses (es lo más frecuente), aunque también cabe la posibilidad de que sean los intereses los que se dejen de pagar, o incluso sea tanto capital como intereses conjuntamente.

Plazo de amortización: es el tiempo en el que estableceremos devolver el préstamo. Recordad que a mayor plazo menos pagaremos al mes, pero mayor será la factura final dado que pagaremos más cantidad de intereses.

continuará…

Tags: , ,



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top