Los planes de ahorro sistemático, PIAS

ahorro

Los planes de ahorro sistemático, PIAS, son productos novedosos que surgieron de la última reforma fiscal, que están regulados por la Ley 35/2006, en la disposición adicional 3ª, y que se configuran como contratos establecidos entre el ahorrador y una entidad aseguradora con el objetivo de constituir una renta vitalicia en el futuro con los recursos que poco a poco se van aportando al plan.

Su gran ventaja fiscal es que la rentabilidad que se obtiene de estos planes de ahorro están exentas del IRPF.

REQUISITOS

– La aportación máxima anual que puede hacerse a estos planes es de 8.000 € anuales, independientemente de lo ahorrado en otros planes de previsión social. Además, en el conjunto de todos estos planes, el límite máximo es de 240.000 €.

– El contrato, y consecuentemente, los recursos aportados, se formalizan en un seguro de vida individual a nombre del contratante, quien además será el beneficiario del mismo.

– La renta vitalicia se forma a partir de todos estos recursos aportados al seguro de vida.

– Para constituir la renta vitalicia, la primera prima aportada debe tener una antigüedad de 10 años mínimo.

– En caso de disposición total o parcial de los recursos en fechas no estipuladas se perderán todos los derechos fiscales.

TRIBUTACION DEL PLAN DE AHORRO SISTEMATICO

– La rentabilidad que se obtiene del plan de ahorro (valor financiero actualizado-importe de las aportaciones) está exenta del IRPF

– La renta vitialicia constituida y percibida tributa como “seguros de rentas vitalicias inmediatas”. Según ésto, se fija un porcentaje fijo en función de la edad del contribuyente y del importe de la anualidad de la renta vitalicia. Este porcentaje se aplicará sobre el 18% que es el tipo al que tributan las rentas de ahorro. Los tipos efectivos finales van a oscilar entre el 1,44% (aplicable a los mayores de 70 años) y el 7,2% (aplicable a los menores de 40 años).

TRANSFORMACION DE LOS CONTRATOS DE SEGURO DE VIDA EN PLANES DE AHORRO SISTEMATICO

Es posible transformar un seguro de vida individual en un PIAS siempre que estuviera contratado antes de l1 de enero del 2007, aunque deberán cumplir que las cantidades anuales no hubieran superado los 8.000 € anuales ni los 240.000 € conjuntamente a otros planes de previsión social, además de haber transcurrido más de 10 años desde la primera prima.

¿SON INTERESANTES?

Lo son desde el momento en que complementan la pensión de jubilación. Fiscalmente resultan más interesantes si se rescatan en forma de renta vitalicia, además de acumular un capital medianamente razonable para que luego la renta resulte atractiva.

Tags:



Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top